Los antiguos pobladores de Canarias procedían de tribus deportadas

López, M. Y otros (1993) "Vinos de Canarias"El arqueólogo José Juan Jiménez sostiene que los romanos abandonaron en las Islas a varios colectivos tribales durante la antigüedad.

En algunas ocasiones, ésta era una práctica para ocupar los nuevos territorios conquistados por el Imperio. En otras, como el caso del Archipiélago canario, un ‘castigo’ ejemplarizante para apaciguar los ánimos de las tribus norteafricanas sublevadas ante el avance de las tropas romanas.

José Juan Jiménez es arqueólogo y trabaja como conservador en el Museo Arqueológico de Tenerife. Durante años le ha seguido la pista a los antiguos pobladores del Archipiélago, llegando a la conclusión de que se trataba de tribus del norte del continente africano que no conocían la navegación y que fueron llevadas hasta las Islas y abandonadas allí por los romanos al comienzo de nuestra era.

Los fundamentos de esta teoría, que Jiménez expone en su obra La tribu de los Canarii. Arqueología, Antigüedad y Renacimiento, están en las ‘huellas arqueológicas’ que se encuentran esparcidas por todo el Archipiélago y que el investigador divide en dos grupos: “En Canarias hay que diferenciar a los pobladores que se quedaron a vivir en las islas de quienes les transportaron desde el continente”. Los primeros, dejaron su impronta lírico-bereber. Los segundos, únicamente se dedicaron al ‘transporte’ de estas tribus, pero no se establecieron en las Islas, ni llevaron a cabo las construcciones típicas del Imperio en otros territorios más accesibles y, por entonces, mejor situados desde el punto de vista estratégico.

En cuanto al nombre del Archipiélago, Jiménez realiza una distinción entre la denominación de origen latino que recibió el lugar en el siglo I a. de C., en referencia a la existencia de focas o ‘canes’ marinos en la zona. Con posterioridad, las tribus desplazadas hasta el lugar adoptaron el nombre de Canarii, quedando tipificada su personalidad insular, “cuya huella quedó en la arqueología, en los documentos, en la lingüística y en el territorio, entre la Antigüedad y el Renacimiento”.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.