Lori Meyers planta su ‘Hostal Pimodan’ en Madrid

Lori MeyersLuisen Ramos

Ni cortos ni perezosos, los miembros del grupo de Loja -Granada-, Lori Meyers, han acampado en Madrid durante cuatro días, dispuestos a tocar todas y cada una de las canciones de su discografía.

Y para ello, han necesitado cuatro días, uno por cada disco (Viaje de estudios, Hostal Pimodan, Cronolánea y Cuando el destino nos alcance), en los que además de tocar caras B y alguna versión, han contado con varias colaboraciones.

Las entradas se han ido agotando para cada día, lo cual indica el buen estado de la música independiente nacional. De un año para acá han sido varias las bandas en la sintonía de Lori que han repetido el formato de cuatro días de concierto seguidos (qué tendrá ese número…) como Love of Lesbian y Vetusta Morla, y ambos tuvieron el aforo completo. Porque mientras se están promoviendo leyes para coordinar las ganancias y derechos de los autores (Ley Sinde, SOPA, etc…) bandas como la de Noni nos enseñan que los músicos lo que quieren y de lo que saben es tocar para hacer disfrutar a la gente y, haciendo esto, tienen su futuro garantizado.

Del primer disco, Viaje de estudios, han pasado ya ocho años y la gente que los descubrimos con éste lo guardamos en nuestra memoria musical en una posición privilegiada. El último, Cuando el destino nos alcance, lo grabaron hace dos años y ha sido el que les ha permitido saltar a la palestra de los grupos de la cresta de la música independiente actual . Por ello, durante estos días ha sido curioso el hecho de que la gente que acudía a los mismos iba rejuveneciendo conforme los discos que se interpretaban eran más actuales, cosa totalmente lógica.

Hablar de las canciones que interpretaron, sería hablar de toda su discografía, la cual puedes conocer más o menos, o tener tus favoritas y tus menos escuchadas, pero quizá lo mejor de todo esto, es poder escuchar esas canciones mucho menos frecuentes y que seguro han tenido que ensayar bastante para dar esta serie de conciertos y recuperarlas del baúl del tiempo.

En cuanto a las colaboraciones, contaron con Iván Ferreiro, Guille Mostaza (Ellos), Patxi García Alis, Jorge (Vetusta Morla) , Antonio Arias y Víctor García Chico (Lagartija Nick), varios componentes de Supersubmarina, Alex Ferreira, Annie B. Sweet, y algún amigo más de la banda.

Otro detalle que se podía apreciar y que cuidaron fue el hecho de que la vestimenta de cada día iba acorde con la que llevaban cuando giraban interpretando las canciones. Si los habías visto anteriormente, esto tenía un efecto mágico, ya que, junto con algunas canciones que han quedado fuera de su setlist, tenía un efecto de máquina del tiempo realmente difícil de conseguir. Ver a Noni con su camisa de cuadros, o con la camiseta de manga larga de Cronolánea era nostalgia pura.

Y lo mejor de todo es que lo han hecho con la experiencia acumulada de todos estos años frente al escenario haciendo de cada día una nueva experiencia. Si no has podido verlos en directo, intenta acercarte un día y comprenderás que son uno de los grupos que se dejan la piel encima del escenario en cada concierto.

 

 

Luisen Ramos

@Luisen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.