‘Lo que esconde tu nombre’

Lo que esconde tu nombre

Lo que esconde tu nombre

“Hasta que no pasa el tiempo, no se sabe que ha sido importante en nuestra vida”

Cuando Sandra decide pasar una temporada en la costa levantina para aclarar sus ideas, no se imagina que el cambio que va a dar su vida no tiene nada que ver con lo que se había imaginado. Lo que esconde tu nombre es una novela sobre búsquedas y transformaciones en la que protagonista y lectores son sorprendidos por igual.

Dos encuentros fortuitos y un cambio en su destino

Acaba el verano, abandona su trabajo y está embarazada. Sandra está preparada para afrontar estos cambios. Pero hay más, mucho más.

Tras un incidente en la playa en el que la joven es socorrida por una pareja de ancianos noruegos, Sandra encuentra la oportunidad de trabajar para el matrimonio haciéndole compañía a la mujer y ganando algo de dinero hasta que su vida vuelva a estabilizarse.

Poco a poco esa relación laboral se va convirtiendo en una peculiar amistad entre una chica joven y un matrimonio de ancianos. De alguna manera Sandra ha encontrado un espacio de confort en una época demasiado revuelta de su vida. Pero cuando empieza a encontrar el equilibrio se tropieza con Julián, un octogenario llegado de Argentina con el objetivo de desenmascarar a los criminales de guerra que torturaron a miles de personas en los campos de concentración nazi.

Estos dos acercamientos que determinan el avance de la trama de Lo que esconde tu nombre (el primero con los noruegos y el segundo con el argentino) colocarán a Sandra en una situación todavía más complicada que la que tenía cuando llegó a la casa de su hermana en la costa levantina: sin trabajo y embarazada de un hombre con el que está segura de que no quiere pasar el resto de su vida.

Leyendo los silencios en Lo que esconde tu nombre

Julián, que ha seguido los movimientos de Sandra y sabe que trabaja para los noruegos, aborda a la joven para contarle una historia de campos de concentración, abusos y torturas perpetrados durante la II Guerra Mundial por personas como el matrimonio para el que trabaja.

Inicialmente Sandra no dará crédito a lo que le cuenta, pero empezará a mirar a sus amigos noruegos con otros ojos y a estudiar con más detenimiento su actitud, sus palabras y sus silencios. Y cuando las piezas empiezan a encajar con la historia del argentino se encuentra tan metida en la trama que sólo le quedan dos opciones: huir apresuradamente o seguir en el juego a pesar de que incluso su vida corra peligro.

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.