Lluvia roja

Lluvia rojaEl pasado 14 de noviembre, durante algo más de quince minutos, el cielo descargó agua de color rojizo en el sureste de Sri Lanka.

Desde el Departamento de Meteorología del país no se podía ofrecer una explicación lógica a lo que estaba sucediendo y los vecinos de Sevenagala y Indikolapelessa, al suroreste de Sri Lanka, no daban crédito a lo que veían: el cielo había empezado a descargar sobre sus cabezas lluvia roja.

Descartada la teoría de la contaminación química, la acidez del aire o la presencia de polvo en el agua -algo similar a una tormenta de arena-, no existían demasiadas opciones que justificaran este extraño fenómeno, a excepción de la presencia de una bacteria muy particulares que pasaron a ser analizados en profundidad.

Se sabe ahora que esas bacterias forman parte de el alga ‘Trachelomonas’, un microorganismo unicelular que tiñe los líquidos con colores rojizos. Y es que la cobertura externa de estos microorganismos es capaz de concentrar grandes cantidades de hierro.

En ningún caso, la presencia de estos en el agua de lluvia resulta perjudicial para el ser humano.

Con todo, la lluvia roja no es un fenómeno nuevo. En otras regiones del planeta y, recientemente en India, se han registrado sucesos similares que en su mayoría respondían a la presencia de algunos micoorganismos en el agua que le daban ese color tan peculiar. En muchos de estos casos se ha encontrado la presencia de microorganismos del Reino Protista, de los Euglenozoa Filo -conocidos como ‘Trachelomonas’-.

Sin embargo, algunos de estos fenómenos siguen siendo un misterio. Un caso reciente es el de las ‘lluvias rojas’ de Kerala en los años 2009 y 2011, en los que, según se comenta, el aguacero comenzó después de una ‘explosión sónica’, tal vez al desintegrarse un cometa fuera de la atmósfera., haciendo que pequeñas partículas rojas se integraran en las gotas de lluvia.

Supuestamente, estas microestructuras fueron analizadas sin que se descubriera en ellas una estructura de ADN, a pesar de que se constató que una de sus capacidades era la de multiplicarse rápidamente y en condiciones de temperatura extremas.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.