Llega la reforma laboral ‘amplia, profunda, equilibrada y útil’

Rajoy admite que el paro empeorará a pesar de la reforma.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy,  ha explicado, durante su intervención en el Congreso sobre los acuerdos del Consejo Europeo, que con el plan económico del Gobierno se propone «realizar en el más breve plazo posible las reformas estructurales que nos permitan ganar flexibilidad y competitividad, mantener una senda sostenible de las finanzas públicas y asegurar el crecimiento y la creación de empleo».

Mariano Rajoy admitió que la situación es crítica y empeorará en 2012, y dadas las circunstancias, «no podemos considerar otro objetivo para el Gobierno que el de invertir la tendencia al deterioro económico y social que hereda». Para ello se plantea la exigencia de devolver a la economía española la confianza y el crédito y acabar con la espiral de incertidumbre y malos resultados que lleva más de tres años asfixiándonos.

La reforma laboral

Mariano Rajoy ha afirmado que la reforma en materia laboral es una asignatura obligatoria que los agentes sociales han aprobado parcialmente al llegar a acuerdos en materias como la moderación salarial, pero han dejado pendientes aspectos como la intermediación, la contratación, la flexibilidad interna, la formación o la estructura de la negociación colectiva.

Estos aspectos son los que abordará el Gobierno en una reforma laboral que, según ha dicho, será «amplia y profunda, a la vez que equilibrada y, sobre todo, útil para la consecución de un clima que favorezca la competitividad, la contratación de puestos de trabajo y el empleo estable».

Los objetivos de esta reforma serán «avanzar en flexibilidad, movilidad y capacidad de adaptación a las circunstancias económicas, reducir la dualidad del mercado de trabajo y mejorar la formación, como formas de promover el empleo juvenil».

Propuestas españolas

El presidente ha recordado las tres grandes propuestas formuladas por el Ejecutivo español en el ámbito europeo. La primera se refiere al establecimiento de reglas comunes para crear un fondo de capitalización para los trabajadores que sustituya a costes de despido. En su opinión, «facilitará la contratación de las empresas, sobre todo de las pymes, y la movilidad laboral; por tanto, contribuirá a avanzar en el mercado único».

La segunda se centra en la armonización de las retribuciones de directivos de entidades financieras con ayudas públicas, estableciendo límites cuantitativos.

Por último, ha recordado la idea «de reutilizar los fondos europeos no gastados en apoyar al empleo, reducir la brecha tecnológica y facilitar la financiación de la pequeña y mediana empresa».

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.