Las tumbas faraónicas pierden su color

Templo en LuxorAlgunas de las tumbas reales de la antigua Tebas cerrarán al público ante el peligro de que desaparezcan por completo los dibujos y escrituras que las decoran.

La humedad, los hongos y la escasa ventilación no han sido compatibles con los miles de turistas que anualmente visitan las tumbas faraónicas de Luxor -antigua ciudad de Tebas-, localizadas a unos 700 kilómetros al sur de El Cairo. El secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, Zahi Hawas. Ha advertido de que a este ritmo la decoración de las paredes -que ya ha perdido la vivacidad de sus colores-, se extinguirá por completo en apenas 200 años y será irrecuperable.

Frente a esta realidad, el Gobierno ha optado por el cierre definitivo de algunas de estas tumbas reales, ya que como asegura Hawas, “proteger la historia es más importante que el turismo”. El nuevo proyecto propone realizar réplicas de los originales de manera que los turistas interesados puedan verlas en otros lugares sin poner en peligro estas localizaciones a las que sólo podrán acceder expertos en Arqueología pagando un alto precio por ello.

Las tumbas más importantes de este valle ya han sido cerradas, pero Hawas recuerda a los turistas que hay otras muchas tumbas de menor importancia histórica que aún pueden ser visitadas y que muestran la misma riqueza artística y cultural que las que han sido clausuradas. El conocido como “valle de las réplicas” estará listo en dos meses para que los visitantes puedan acceder, aunque de forma ficticia, a las zonas que ya han sido cerradas al público.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.