‘Las prospecciones ocasionarán grandes daños medioambientales’

La organización internacional Oceana expone sus conclusiones en esta ‘batalla’ por el petróleo en Canarias.

Las investigaciones que durante varios años la empresa Repsol llevó a cabo frente a las costas de Fuerteventura y Lanzarote y que contaban con la autorización del Gobierno de José María Aznar, fueron detenidas por una sentencia del Tribunal Supremo como consecuencia de ‘problemas de forma’ relacionados con el impacto medioambiental de dichos trabajos en la zona.

Desde hace unos meses se ha reabierto el debate acerca de la conveniencia o no de volver a poner en marcha estas investigaciones para determinar la cantidad y la calidad del crudo existente en la zona, algo que según las estimaciones más optimistas, podría reducir hasta un 15 por ciento la dependencia petrolera española de crudo iraní, que actualmente roza el 98 por ciento.

Sin embargo, estas opiniones no convencen a todas las partes implicadas en el proceso y las organizaciones ecologistas internacionales ya han tomado posición en esta ‘batalla’ por el petróleo en Canarias. La organización internacional de conservación marina Oceana ha mostrado su rechazo a la continuación de estas investigaciones en aguas canarias asegurando que se trata de una de las zonas más protegidas del Archipiélago y que sin duda «sufrirían graves daños por el aumento de tráfico marítimo y la llegada de posibles vertidos».
En un comunicado remitido a Repsol y a su filial Ripsa, Oceana informa a la empresa del la vulnerabilidad de estos ecosistemas como consecuencia de su lento crecimiento: «En las zonas que albergan hidrocarburos suelen asentarse arrecifes de coral, que crecen favorecidos por los escapes de gas y en algunos casos llegan a alcanzar 8.000 años de edad. Es una inconsciencia destruir estos hábitats en unos pocos años para favorecer la extracción de un recurso energético finito y altamente contaminante».

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.