Las pozas de Xilitla

Las pozas de XilitlaUn rincón surrealista en mitad de la selva.

“Construir el santuario para que fuera habitado por mis ideas y quimeras”. Ése fue el objetivo del aristócrata británico Edward James, mecenas de importantes artistas como Dalí o Picasso, cuando tras unas vacaciones en México decidió hacerse con un pedazo de selva en el que erigir su especial ‘santuario’. Este fue el origen de ‘Las pozas de Xilitla’, también conocidas como ‘La casa del inglés’.

James, que al parecer era nieto bastardo de Eduardo VII,  no tenía problemas de dinero para adquirir 30 hectáreas de un antiguo cafetal en mitad de la selva occidental mexicana y hacer realidad su sueño: la creación de un espacio natural lleno de simbolismo y en perfecta conexión con la Naturaleza.

Las pozas de Xilitla son piscinas naturales alrededor de las que transitan los animales salvajes con los que James pobló el espacio para que vivieran en libertad entre las ideas artísticas del aristócrata: columnas que no sostienen nada entre lianas que cuelgan descontroladas y se enredan con piedras cargadas de simbolismo, cascadas y torres de piedra tallada. Con ayuda de dos artistas y el compromiso de un indígena mexicano con el que James entabló una gran amistad, el proyecto de La casa del inglés salió adelante y aquel espacio se convirtió en un enorme jardín para la meditación y la paz de los espíritus más inquietos.

Con todo, Edward James nunca pudo ver terminada una de las partes más importantes de su gran obra, la casa en la que habría de vivir, ‘La casa de los Peristilos’. El actual propietario de la finca, el arquitecto Christopher H. L. Owen, sí reside en ella, y se encuentra en una parte del parque a la que no pueden acceder los turistas. El resto de la zona se puede visitar ya que desde 2007 pertenece a la Fundación Pedro y Elena Hernández, la empresa Cemex, y el gobierno de San Luis Potosí, que se están encargando de la restauración de muchos de los espacios que cayeron en el abandono tras la muerte de James.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.