Las playas de Canarias se preparan para recibir a los bañistas

playas de Canarias

Mogán

El ingreso en la fase 2 de la desescalada reabre al baño las playas de Canarias con protocolos de seguridad

Se trata de un momento clave en el avance del desconfinamiento en el archipiélago. Con el inicio de la fase 2 en todas las islas, las playas de Canarias se preparan para recibir a los bañistas después de más de dos meses.

María Dolores Corujo, presidenta del Cabildo de Lanzarote, se reunía el pasado fin de semana con los alcaldes insulares para definir el plan de reapertura de las playas de la isla. También lo hacían en otras zonas costeras clave del archipiélago como el municipio de Mogán en Gran Canaria. En cualquier caso, sea cual sea la playa afectada, en lo que han coincidido todos los responsables políticos es en la necesidad de apelar a la responsabilidad de los ciudadanos.

Franjas horarias y distancia social en las playas de Canarias

La mayoría de las soluciones adoptadas por los municipios costeros que reabren hoy sus playas han sido la de establecer espacios, franjas horarias y distancia social. Tres requisitos fundamentales si se quiere disfrutar de las playas de Canarias y garantizar la contención del virus.

Será competencia de cada ayuntamiento gestionar estas medidas de prevención y seguridad en las playas de Canarias. En el caso de la isla de Lanzarote se ha optado por un horario general de 10.00 a 18.00 horas con preferencia para los mayores de 70 años entre las 10.00 y las 12.00 horas. En otros casos como el de las playas de Mogán, el horario se ha fijado entre las 10.00 y las 20.00 horas, con acceso limitado para garantizar que en todo momento se mantiene la distancia de seguridad de 2 metros.

No obstante, habrá que consultar cuáles son las características de uso de cada playa. En este sentido hay que recordar que la fase 2 de la desescalada permite el baño, el paseo y las actividades acuáticas, si bien esto no exime de seguir manteniendo las medidas de higiene y seguridad habituales tales como el empleo de geles hidroalcohólicos para lavarse las manos o el uso de mascarillas cuando no se puedan cumplir las exigencias de distanciamiento.

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.