Las momias de Guanajuato

José Manuel Adán

A pesar de tener un nombre que en purépecha significa “lugar montuoso de ranas”, Guanajuato es una de las ciudades más bellas de México.

Situada a algo menos de cuatrocientos kilómetros al norte de la capital federal y cuna de uno de los mejores pintores mexicanos, Diego Rivera, a veces desgraciadamente más conocido solamente por haber sido compañero de Frida Khalo, debe su origen al descubrimiento por los españoles de minas de plata en 1548. Es una de las cunas de la independencia mexicana en 1810 con la toma de la Alhondiga de las Granaditas y allí se encuentran los templos barrocos más bellos de México como su Basílica, el de San Diego, el de San Roque, y el de Valenciana además otros monumentos civiles como el Teatro Juárez, y el Mercado Hidalgo aumentan si cabe el interés por visitarla junto a algunas peculiaridades como la de tener calles subterráneas, un monumento a Don Quijote y Sancho Panza, un museo cervantino y todos los años desde 1972 celebra el Festival Cervantino considerada la fiesta cultural más importante de Hispanoamérica. La magistral obra de Cervantes es tenida muy en cuenta, lo que no ocurre en otros lugares seguramente porque no está escrita en inglés.

Sorprendentemente entre tanta belleza como acumula esta ciudad, cuando la visité llevaba el encargo de un amigo al que tenía que rendir cuentas sobre las momias de Guanajuato. Yo fui el primer sorprendido ante tal requisitoria pero para cumplir con mi amigo subí a un autobús que señalaba en su panel de dirección “Momias”. Al llegar, averigüé que, efectivamente, existe un museo de las momias en un lugar en que debido a la composición mineral del suelo y la sequedad del aire los cuerpos allí enterrados se momifican sin necesidad de ungüento alguno diferente por lo tanto del más conocido método egipcio. Así desde 1865 en que fue exhumada la momia del médico francés Remigio Leroy hasta hoy se pueden “visitar” ciento diecinueve cuerpos momificados de todas las edades y géneros.

Alguien ha debido de traer en algún tarro el aire y la tierra del cementerio de las momias de Guanajuato y esparcirlo por las sedes de los partidos políticos en España, porque si bien los presidentes de los partidos todavía no están momificados sus ideas son anteriores a las de los residentes en las “Momias”. El hecho de presentarse a la tanda de elecciones de este año 2015 del Señor sin haber depurado la corrupción que existe en sus partidos vía Eres, Gurtel, o como quiera que se llame dentro del variado surtido que se encuentra en los legajos del poder judicial demuestra que lo que demandan todos los ciudadanos les importa una soberana higa y piden el poder sin tener en cuenta un solo ápice del interés general. Para solucionarlo se presentan unos salvapatrias nada menos que con un artefacto denominado “Comunismo” que tiene en su haber el asesinato de millones de personas en todo el mundo y en particular en Europa y que todavía conserva en su interior la momia de Lenin, momificada ésta al antiguo método egipcio aunque sin vendas.

En la capital del reino en el que habito, una de las candidatas tiene como idea dominante para llegar a la alcaldía la de no sentarse en la silla de su antecesor ya que el palacio donde se encuentra el Ayuntamiento es demasiado ostentoso y caro su mantenimiento, por lo que si gana las elecciones todos los funcionarios tendrán que arramblar con sus enseres funcionariales, su abrigo y su periódico y de nuevo trasladarse a la nueva (antigua) tierra de promisión. Pero ¿qué pasará con el ostentoso palacete anterior? ¿Pondrán lianas para que los niños madrileños emulen a Tarzán? O será un tobogán el artilugio preferido. Teniendo en cuenta que el anterior artífice además de realizar el cambio al palacio por considerar que Madrid bien vale una misa también enterró una autopista, la M-30, poniendo jardines en su techo, también, dentro de la idea fuerza del cambio ¿abrirá la candidata de nuevo los túneles al maravilloso cielo madrileño?

En las elecciones andaluzas una de las candidatas propone la supresión de la Semana Santa. Así borra los siglos de Historia, el paso del cristianismo y de paso manda al paro a los sastres que confeccionan los hábitos de las cofradías, por ejemplo murcianas, de los Marrajos y los Californios. Otra pretende expropiar la Giralda de Sevilla y la Catedral mezquita de Córdoba para que sean abiertos al culto del Islam.

A otro tribuno comunista se le ocurre nada más y nada menos una de las ideas más brillantes: para aumentar en un millón los empleados, los hará funcionarios y con solo subir los impuestos, todo arreglado. ¡Como no se le habrá ocurrido antes al Ministro de Hacienda, qué olvido!

Los nacionalistas vascos y catalanes ya están ensayando las pitadas al himno nacional en un próximo evento deportivo presidido por el Rey, el Registrador tampoco esta vez encontrará a tiempo al Fiscal General del Estado. Mientras los magistrados de la sección 1ª de la Audiencia Nacional permiten la salida de un terrorista (Plazaola) en contra del criterio del Tribunal Supremo, logrando que el citado terrorista se fugue ¿Por qué el Consejo General del Poder Judicial no suspende de sus funciones a los tres magistrados en tanto no entre en prisión de nuevo el fugado?

Por favor ¿hay alguien ahí? Alguien que descubra el tarro traído de Guanajuato y lo envíe a su lugar natural y que aquí los políticos piensen en primer y único lugar en el interés general del país. En caso contrario mi deseo es que políticamente todos se conviertan en momias. Prometo hacerles una visita la próxima vez que vaya a Guanajuato.

 

José Manuel Adán

Economista e Inspector de Finanzas del Estado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.