Las medidas desesperadas de cuatro desempleados chinos

Como señal de protesta por el que consideran que ha sido un despido improcedente, se amputaron y se comieron sus propios dedos.

Se trata de cuatro ciudadanos de la provincia china de Hunan que de esta manera tan radical han intentado llamar la atención sobre su caso al no obtener respuesta por parte de la Justicia. Los cuatro fueron despedidos por la empresa en la que trabajaban y consideran que el procedimiento no se ha efectuado conforme a la legalidad, por lo que se han trasladado hasta la capital del país para protagonizar esta protesta desesperada. La policía los detuvo y los expulsó de la ciudad, un hecho que viene siendo habitual con el creciente número de desempleados y de ciudadanos a los que la ley imperial ha terminado expropiando sus tierras y que no tienen otra manera de defender sus intereses más que participando en protestas que pueden llegar a ser así de extremas.

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.