Las galaxias cambian por dentro

Finaliza la XXIII edición de la ‘Canary Islands Winter School of Astrophysics’, organizada por el IAC en el Puerto de La Cruz.

Las galaxias interactúan entre sí e, incluso, llegan a fusionarse creando una nueva galaxia más grande y con forma elíptica. Esta es la principal conclusión de la XXIII edición de la Canary Islands Winter School of Astrophysics, organizada por el Instituto de Astrofísica de Canarias -IAC- y que concluyó ayer, viernes 25, en el Puerto de la Cruz, en Tenerife.

Por espacio de dos semanas, los 83 participantes en las jornadas -estudiantes de doctorado y postdoctorado provenientes de Australia, Canadá, EE UU, Argentina, México, Corea, China, y toda Europa- han tenido la oportunidad de profundizar en la evolución de las galaxias de la mano de importantes especialistas en la materia.

Según el IAC, aunque la evolución galáctica se estudia desde los años 70, los avances en cartografiado y la información aportada por los telescopios de última generación han ampliado el interés por este campo de investigación, uno de los que plantea más incógnitas de la astrofísica actual.

«Hasta el momento, la comunidad científica pensaba que la evolución de las galaxias estaba dominada por la interacción o fusión entre ellas, desde el Big Bang hasta nuestros días. Sin embargo, una de las conclusiones más importantes de esta Escuela de Invierno es que las galaxias, durante su vida, sufren fuertes transformaciones morfológicas y dinámicas inducidas por procesos internos que en muchas ocasiones superan aquellas producidas por agentes externos», explica el investigador del IAC Jesús Falcón, uno de los organizadores del encuentro.

La Escuela de Invierno del IAC ha contado con la presencia de figuras destacadas, como el profesor del California Institute of Technology -EEUU- Nick Scoville, uno de los impulsores del sondeo COSMOS, el mayor de sus características que cuenta con observaciones realizadas por varios de los mayores telescopios espaciales, Hubble, Spitzer, GALEX, XMM y Chandra, y terrestres. Este mapeado está permitiendo profundizar en la comprensión de la evolución galáctica pero, como explica el propio Scovillle, es sólo el principio: «Estamos observando sólo el 4 por ciento de la materia del Universo. El resto, compuesto por la materia y la energía oscura, supondrá el próximo reto para la ciencia».

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.