Las empresas rescindirán contratos cuando prevean tener pérdidas

La reforma laboral se aprueba a pesar del malestar social y la polémica generada por la disminución a 20 días por año trabajado en la rescisión de contratos.

El despido será más “sencillo” a partir de ahora para las empresas ya que no sólo podrán amparar sus rescisiones de contrato a las pérdidas demostradas sino a aquellas que prevean tener y abonar únicamente 20 días por año trabajado. De esta manera, el despido se vuelve más “barato”, pero también será más rígido el control sobre aquellos que hayan pasado a situación de desempleo, puesto que que serán sancionados si reniegan de alguno de los puestos de trabajo que se les ofrece cuando la oferta de empleo o de formación se haya realizado cuando ya se han superado los 30 días en el paro. El modelo alemán y la contratación temporal pasan a ser las dos fórmulas de creación de empleo más beneficiadas con esta reforma frente al abaratamiento de los despidos y los contratos fijos ordinarios, ya que en el caso de que los trabajadores despedidos que tengan entre 31 y 44 años, únicamente habrá una bonificación de 33 días, lo que hace desaparecer los 45 días de indemnización que se habían mantenido hasta ahora. Los cambios fijados en esta reforman ponen en pie de guerra a los sindicatos, que no han visto satisfechas las modificaciones que demandaban y que irán a la huelga general el próximo 29 de septiembre.

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.