Las dunas de Taklimakan

Dunas de Taklimakan‘Si entras, no podrás salir’.

Parece ser que esto es precisamente lo que significa el nombre de la zona en lengua uigur. Y es que desde tiempos inmemoriales esta región de China ha sido conocida como el ‘Mar de la muerte’.

La carretera que atraviesa estos parajes inhóspitos que ocupan cerca de 270.000 km2 del país tiene un trazado de 522 kilómetros y es una de las autopistas más largas construidas en pleno desierto. Por un lado, hay que reconocer el mérito de los ingenieros chinos que sacaron adelante un proyecto tan complejo en un escenario tan poco adecuado. Sin embargo, autopista de Tarim no consiguió resolver posteriores problemas como el hecho de que las dunas que la rodean van cambiando de posición y la arena invade la carretera, haciéndola desaparecer entre la nada.

Se construyó en 1995 sobre todo para facilitar el paso de los camiones que se dirigían al sur, muchos de ellos cargados del petróleo extraído en la cuenca de Tarim. El paisaje es hermoso y arrastra al viajero a un estado de calma y soledad difícilmente encontrable en un país en el que viven más de mil cuatrocientos millones de habitantes. Pero la presencia de la arena en la autopista hacía el trayecto un poco peligroso, así que el Gobierno chino creó un equipo de mantenimiento constante para la conservación de la obra.

En ambos márgenes de la carretera se plantaron arbustos con la intención de contener el avance de las dunas. Y como estos arbustos necesitaban agua, también se necesitaba a personas encargadas de regarlos. Así que a lo largo de esos 522 kilómetros de ruta y cada cuatro kilómetros aproximadamente, se construyó una pequeña casa azul para alojar a una pareja de trabajadores encargada de supervisar el sistema de riego así como de la limpieza y el mantenimiento de su trozo de autopista. Cada dos años se cambia de trabajadores, pero durante ese período las parejas se mantienen aisladas en su caseta y no tienen contacto con nadie, ni siquiera con los vecinos de las casetas más cercanas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.