Las costas canarias se llevan otras cuatro banderas negras

banderas negras

Hotel en La Oliva

La Palma, Tenerife y Fuerteventura en el foco de los ecologistas con otras cuatro banderas negras en el archipiélago

Ecologistas en Acción hace un repaso de todo el litoral español y otorga 48 banderas negras a las zonas de costa que se han visto más deterioradas durante el último año. Con el informe Banderas Negras 2019 los ecologistas pretenden centrar el foco de atención en ella contaminación de las playas, como contrapunto a las banderas azules que sirven como reclamo turístico y que en este último año se han visto reducidas en 25 unidades con respecto al año anterior.

La ‘turistificación’ ha sido el problema más abordado en el informe Banderas Negras 2019

Los nuevos modelos de explotación turística están suponiendo grave transformación del paisaje litoral español, tal como ha constatado el informe de Ecologistas en Acción. El el caso concreto del archipiélago canario las banderas negras han recaído sobre tres islas.

Tenerife por la mala gestión del proyecto del Puerto de Fonsalía, enmarcado en la Zona de Especial Conservación Teno-Rasca. Los ecologistas advierten que su ejecución supondría un grave perjuicio para especies amenazadas de extinción como la tortuga verde, las praderas submarinas de sebadal, arrecifes costeros y una veintena de especies de cetáceos cuyo avistamiento constituye hoy la segunda economía en visitas de la isla.

La Palma por los vertidos incontrolados. La isla Bonita posee en la actualidad 17 puntos de vertidos censados en 7 de los 14 municipios de los cuales tan sólo tres se encuentran autorizados. Según cifras oficiales el 82 % de los vertidos no tienen la autorización correspondiente.

Fuerteventura por dos motivos diferentes. Uno de ellos la contaminación es reiterada en la Playa del Muelle Chico de Corralejo, con prohibiciones habituales de baño por aguas fecales al no aplicar a raja tabla la depuración de aguas y la existencia de pozos negros vigentes. El otro, el trato permisivo que se le ha dado a la cadena hotelera RIU y la vulnerabilidad de las Dunas del Parque Natural de Corralejo frente a sus planes de renovación y reforma.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.