Las compañías aéreas deberían devolver el precio íntegro de los billetes a Italia

billetes a Italia

Aeropuerto de Fiumicino, Roma

FACUA insta a las aerolíneas a devolver el importe total de los billetes a Italia correspondientes a los vuelos han sido cancelados por orden del Gobierno

Desde hoy y hasta el próximo 25 de marzo ninguno de los aeropuertos españoles operará vuelos a Italia. Es la medida de prevención adoptada por el Gobierno de España para contener el contagio del coronavirus. Frente a esta situación, deberían ser las propias compañías aéreas afectadas las que, con carácter inmediato, devolvieran a los viajeros el importe íntegro de los billetes a Italia.

En el texto, el Gobierno indica que «la medida se establece con carácter temporal, con un límite de 14 días que se podrá prolongar, con el acuerdo de la Comisión Europea por períodos adicionales no superiores a 14 días, y evaluada periódicamente, teniéndose en cuenta la evolución de la epidemia en Italia y las medidas que el Gobierno de Italia aplique en su territorio, con el fin de valorar el restablecimiento de la normalidad en cuanto sea posible».

La devolución del precio de los billetes a Italia está contemplada en el Reglamento Europeo

Según consta en el Reglamento Europeo 261/2004, en su artículo 8, los transportistas aéreos deben ofrecer a los pasajeros que sufran la cancelación de un vuelo «el reembolso en siete días» del billete o «la conducción hasta el destino final, en condiciones de transporte comparables, en una fecha posterior que convenga al pasajero», entre otras.

Si la cancelación no ha ocurrido con la suficiente antelación, las aerolíneas, además, deberán ofrecer gratuitamente, tal y como especifica el artículo 9 del mismo Reglamento: «comida y refrescos suficientes», «alojamiento en un hotel» en caso de ser necesario, «transporte entre el aeropuerto y el lugar de alojamiento» y «dos llamadas telefónicas, télex o mensajes de fax, o correos electrónicos».

En el caso de haber contratado un paquete vacacional (viajes combinados), la ley también protege al consumidor, que deberá disponer de alguna otra alternativa para la realización de su viaje y, en el supuesto de no ser posible, rescindir el contrato sin ninguna penalización para el consumidor. Si por el contrario el viajero ha contratado por separado el vuelo y el alojamiento, deberá comprobar cuáles son las condiciones suscritas en el contrato con la empresa hotelera para aclarar responsabilidades y verificar si disponen o no de algún tipo de seguro.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.