Las colinas de chocolate de Bohol

Chocolate HillsDesde la distancia, cientos de bombones decoran este paisaje de Filipinas.

En realidad se trata de formaciones geológicas que se formaron hace millones de años en los fondos marinos y que, con los movimientos tectónicos, terminaron emergiendo a la superficies. Pero en la ilusión de muchos viajeros -e incluso de los propios filipinos, que presumen de estas colinas en su bandera y en sus sellos-, ‘Chocolate Hills’ parecen, como su propio nombre indica, pequeños montículos de chocolate que hacen que den ganas de darle un mordisco al paisaje.

Se trata del Tercer Monumento Geológico nacional de Filipinas, tanto por las particularidades de estas formaciones como por la extensión que ocupa: alrededor de 1.268 conos de color terroso se erigen sobre una superficie de 50 kilómetros cuadrados en Bohol y casi todas las colinas presentan, salvo por escasos metros de diferencia, la misma altitud y aspecto. El efecto ‘chocolate’ se aprecia mejor durante las épocas más secas, cuando la hierba que habitualmente cubre las colinas presenta un aspecto más ‘terroso’ y las hace parecer pequeños bombones dispersos por el territorio.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.