La vuelta al ‘ladrillazo’

ladrillazo

Playa de Tauro

Greenpeace lamenta que se estén repitiendo los mismos errores

La organización ecologista ha hecho pública una lista de ocho nuevos ejemplos que demuestran que el Gobierno español parece haberse olvidado de la ‘burbuja inmobiliaria y de sus consecuencias. La vuelta al ‘ladrillazo’ confirma que el suelo costero nacional se sigue destruyendo de manera alarmante sin que las instituciones intervengan a favor de su protección.

8 ejemplos de la vuelta al ‘ladrillazo’

  1. El proyecto de construcción de cerca de 8.000 viviendas y varios hoteles en las Salinas de Roquetas de Mar y la Ribera de Algaida, que constituyen el último pulmón verde de este municipio de Almería.
  2. El proyecto de Gas Natural en el Parque Nacional de Doñana y la proyección de una refinería iraní en en el entorno del Parque de las Marismas del Odiel y el Tinto o la Bahía de Algeciras.
  3. La Ciudad del Surf en Tarifa (Cádiz) que promueve Metrovacesa y que ocupará 162.000 metros cuadrados de suelo natural.
  4. Dos planes de destrucción de la costa de Mogán (Gran Canaria) a través de diferentes actuaciones para dotar a dos playas naturales de servicios como diques sumergidos y hamacas y sombrillas por los que pugnan dos empresas hoteleras.
  5. La proyección de un hotel de lujo en la playa de La Tejita (Tenerife), que se ha conseguido mantener en un aceptable grado de aislamiento en zonas próximas urbanizadas.
  6. Reactivación del plan para urbanizar Cala Reona, junto al Parque Regional de Calblanque, promovido por el Ayuntamiento de Cartagena (Región de Murcia) que ocuparía 650.000 metros cuadrados.
  7. La construcción de una gran superficie comercial en Ses Fontanelles sobre un humedal costero muy amenazado en Palma (Mallorca) que levanta la moratoria urbanística en una zona ya muy degradada.
  8. El nuevo “BCN World” en Tarragona, en el supuesto abandonado proyecto de Eurovegas que ahora cambia de nombre y reduce el número de casinos y que el presidente de Cataluña ha señalado como de inversión ‘estratégica’.

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.