La torre de las calaveras

Cele KulaCon las calaveras de los serbios asesinados por los turcos en la batalla de Cegar se construyó el monumento conocido como ‘´Cele Kula’.

La rebelión de los serbios ante el imperio turco, que llevaba más de cuatro siglos ocupando la zona, comenzó a finales del siglo XIX. Pero fue en 1809 cuando se produjo una de las batallas más significativas y la que dio origen al monumento al que hoy hacemos referencia.

Sucedió en mayo de dicho año, en la colina de Cegar, al noreste de la población de Nis. La ciudad, ocupada por los turcos, había sido sitiada por los rebeldes serbios, que se encontraban atrincherados en la colina. Los turcos, sin embargo, lograron cerrar el cerco hasta ganarles terreno y tenerlos prácticamente rodeados. El comandante serbio, ante la inminente derrota que se avecinaba, optó por disparar a los depósitos de pólvora que quedaban en las zanjas, provocando una gran explosión que no solo acabó con muchos de sus rivales sino con gran parte de su propio ejército, incluido él mismo.

Los turcos aprovecharon esta sonada derrota para lanzar una advertencia a los serbios insurrectos e hiriéndolos en su orgullo con la construcción de un muro que cercenó su orgullo y su ímpetu batallador. Junto al camino de Constantinopla se erigió una torre de tres metros de altura que exhibía los cráneos de 952 soldados y del comandante que se encontraba al mando de la trágica batalla de Cegar. Sus cabelleras fueron entregadas como tributo al sultán.

Actualmente apenas se conservan medio centenar de cráneos y lo que queda de la torre –más bien un muro- se encuentra en el interior de una capilla erigida en 1892 con donativos serbios y que rinde homenaje al esfuerzo de un pueblo por conseguir su independencia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.