La sentencia de Las Teresitas está recurrida y no es firme

sentencia de Las Teresitas

El Mamotreto en la playa de Las Teresitas

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha solicitado al tribunal medidas la adopción de medidas que salvaguarden el patrimonio municipal

Mientras el PSOE insta al Ayuntamiento capitalino a que ejecute la sentencia de Las Teresitas tras confirmarse la pérdida de solvencia de la principal deudora del Consistorio, la empresa Inversiones Las Teresitas, éste insiste en que se trata de una sentencia provisional y todavía hay otros aspectos en juego.

Inversiones Las Teresitas está condenada a pagar 100 millones de euros al municipio pero la ejecución de la sentencia lleva más de un año de retraso. Los socialistas consideran que esta demora sólo beneficia a los empresarios condenados en detrimento de los intereses de Santa Cruz de Tenerife e insiste en que “el alcalde está más preocupado en no molestar a los empresarios” que en hacer lo correcto por su municipio.

No se puede ejecutar la sentencia de Las Teresitas porque aún está recurrida

El Ayuntamiento capitalino se defiende ante las críticas del PSOE e insiste en que la demora en la ejecución de la sentencia de Las Teresitas está justificada. Dicha sentencia está actualmente recurrida en casación ante el Tribunal Supremo, por lo que el Consistorio no puede solicitar la ejecución de la responsabilidad civil, al no tratarse de una sentencia firme.

Por otro lado, el Ayuntamiento insiste en que sí ha solicitado a la autoridad judicial medidas cautelares a fin de asegurar la totalidad del importe de responsabilidad civil reconocida en la referida sentencia. Estas medidas consisten en requerir a todos los condenados para que, en el plazo fijado que por el tribunal, designen bienes realizables (saldos de cuentas bancarias, depósitos o productos financieros, imposiciones a plazo, fondos de inversión, valores, títulos, acciones, deuda financiera, etc) que sean suficientes para garantizar el pago de la totalidad de las indemnizaciones que se les han impuesto.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.