Resuelto el misterio de la señal WOW

Señal WOW

Señal WOW

Los responsables de esta misteriosa anomalía registrada por el radiotelescopio de la Universidad de Ohio no fueron los extraterrestres

Han pasado casi 40 años desde que el Radio Observatorio de la Universidad del Estado de Ohio, a través del telescopio ‘Big Ear’, registrara una señal que, tras ser analizada por el técnico pasaría a la historia como señal WOW, por la impresión que causó en el investigador, que no dudó en realizar esa anotación junto a las cifras reveladas por el telescopio.

Desde aquel 15 de agosto de 1977 se ha especulado mucho acerca del origen de dicha señal y sobre los 72 segundos de duración que dejaron en el registro una dato muy extraño: el mensaje ‘6EQUJ5‘. Este término no resulta llamativo para la mayoría de los mortales, pero a ojos de muchos científicos el hallazgo parecía revelar algo más de lo se podría considerar a simple vista.

Las teorías sobre la señal WOW llegan a su fin

Entre algunas de las principales teorías que se han barajado estos últimos 40 años con respecto al origen de la señal WOW se ha dicho que pudo ser fruto de un importante suceso astronómico, que fue provocada por un satélite artificial o que una civilización extraterrestre habría intentado entrar en contacto con los seres humanos. Finalmente ha sido un grupo de investigadores del Center of Planetary Science el que parece haber dado con la solución, que ya ha sido aprobada por la Washington Academy of Sciences.

El origen de este extraño suceso no estaría en ninguna civilización de otra galaxia sino mucho más cerca. Desde 2016 existían hipótesis que señalaban a los cometas 266/P Christensen o P/2008 Y2 como responsables de lo sucedido, pero no se había podido determinar cuál de los dos exactamente había sido el autor de la misteriosa secuencia registrada como señal WOW.

Tras más de 200 observaciones de los espectros radioeléctricos de estos cometas se logró poner el punto de mira en Christensen y se volvieron a registrar dichas anomalías. En consecuencia, se ha logrado demostrar que la señal WOW no era cosa de extraterrestres sino producto de la nube de hidrógeno que transporta el cometa.

 

El Ilustrador

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.