La segunda pista del Sur, de nuevo al ataque

No se debe atentar con tanta ligereza contra el uso de razón. Ya en su día, diez años atrás, se organizó una campaña propagandística en favor del cumplimiento del plan director que contemplaba la construcción de una segunda y tercera pista en el aeropuerto Reina Sofía del Sur de Tenerife.

El optimismo faraónico, triunfalista despilfarro sistemático al uso de entonces, se frenó en seco ante voces que denunciaron con datos técnicos la inutilidad de un proyecto sin sentido por falta de necesidad presente ni perspectivas de futuro. Se tenía que triplicar la previsión del número de movimientos de la fecha de máximo tráfico puntual para justificar la carísima construcción de una pista paralela. Tampoco AENA se mostró propicia al injustificable derroche y optó por alargar el planeo en el tiempo para intentar eludir el absurdo compromiso de un Plan Director insensato e inviable. No obstante, prevalecieron las presiones, hoy renacidas bajo el epígrafe periodístico de “una demanda prehistórica”. La inconsistencia de los argumentos abanderados parece camuflar, como sucedió entonces, otros intereses que poco o nada tiene que ver con los genuinos de una población demasiado maltratada en sus derechos a costa de beneficios ajenos, localizados en las pocas manos de siempre.

Se supo, con el tiempo, que la obcecación por la segunda pista iba en paralelo con el puerto de Granadilla, pues su desmonte proporcionaría piedra suficiente para muelles y diques de la obra portuaria en una época de estrictas limitaciones para la extracción de áridos en la isla.

Sorprende la reactivación de este movimiento político-empresarial cuando se reconoce sin ambages que la operatividad del aeropuerto con una sola pista está cubierta con márgenes más que suficientes. Si con el 80% de ocupación hotelera se ha utilizado el 26% de la capacidad actual de tráfico aeroportuario, no tiene sentido elucubrar con entelequias, ni mucho menos aludir tan superficialmente a la “seguridad” como punto de apoyo reivindicativo, que debe ser tratada con la profundidad y conocimiento que merece como concepto fundamental de la operación aérea. Lo de la pista eventualmente averiada se rebate por sí solo con un mínimo de sentido común, pues si el argumento fuese válido, todos los aeropuertos del mundo deberían disponer de dos, tres o cuatro pistas para protegerse de cualquier percance. No sucede así porque los procedimientos normales y de emergencia de la operación aérea contemplan con exquisita pulcritud cualquier contingencia de las aludidas, en orden a utilizar debidamente el aeródromo alternativo más conveniente… Y punto.

Con respecto al planteamiento futuro de la tricontinentalidad y los mercados africanos, es un proyecto muy ilusionante, o ilusorio; pero tan a largo plazo que no procede un ostentoso despilfarro actual en nombre de la estrategia. Parecería absurdo que un padre, al que no sobra el dinero, comprase para su bebé recién nacido un coche deportivo para cuando cumpliera los 18.

Desde este foro normalmente informado, sin más mérito que el conocimiento que proporciona una expandida trayectoria profesional, me ofrezco desinteresadamente para compartir criterios técnicos, exentos de ideologías partidistas, en el ámbito que proceda para debatir los pros y contras aquí planteados o rebatidos, así como otros temas relacionados con la conectividad de las islas:la 5ª Libertad del Aire; implantación de la CAT III en Los Rodeos; el AFIS en la Gomera y en El Hierro; el monopolio de Binter para perjuicio de la ciudadanía; las Tarifas Aeroportuarias; las subvenciones a aerolíneas extranjeras con nuestro dinero público; la inservible e inutilizada nueva terminal de pasajeros en el Reina Sofía…

Señores Cabrera, presidente del FAST, y González Cejas, alcalde de Granadilla, quedo a su disposición en los términos antedichos, con un cordial saludo.

 

 

 

Carlos Castañosa

Ex comandante de Iberia

elrincondelbonzo.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *