La reducción de la sismicidad no implica que el volcán se esté agotando

Frente a las condiciones favorables de los últimos días, las autoridades insisten en ser precavidas a la hora de realizar pronósticos

La reducción de la sismicidad no implica que la erupción esté llegando a su fin. Los científicos se muestran prudentes en este aspecto y, aunque las condiciones son favorables, no aseguran el fin de las erupciones a corto plazo.

Por otro lado, la lava continúa su avance por las coladas ya existentes, por lo que por el momento no se han destruido nuevas áreas de la isla. Al mismo tiempo, los vientos parecen estar alejando la nube tóxica hacia el mar, mejorando así la calidad del aire.

La reducción de la sismicidad y la buena meteorología generan una situación favorable

El director del PEVOLCA, Miguel Ángel Morcuende, ha subrayado el cambio relevante que ha supuesto la reducción de la sismicidad en la isla. Los últimos temblores se han seguido registrando en las mismas áreas de siempre pero con menor intensidad. En el último día no se han superado los 4 grados en la escala de Richter.

Asimismo, la calidad del aire en La Palma es “buena o razonablemente buena”, a excepción de en algunas áreas de Los Llanos de Aridane y Puntagorda. También se están dando condiciones meteorológicas favorables para el mantenimiento de las conexiones aéreas habituales con la isla. Los alisios están desplazando la nube de ceniza hacia el suroeste, por lo que la operatividad aérea no se ve comprometida.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.