La protesta pacífica terminó en batalla

Más de dos horas de enfrentamientos en las inmediaciones del Congreso.

‘Demasiadas incógnitas’ en la convocatoria para rodear el Congreso

Vallas de contención y un cordón policial formado por 1.400 agentes se desplegaban en la tarde de ayer frente al Congreso de los Diputados para protegerlo del asedio que desde hace varias semanas fue convocado por la Plataforma ¡En pie!, sin que éste llamamiento tuviera demasiado éxito entre los grupos afines al 15-M, que cuando conocieron el contenido y el procedimiento de la protesta decidieron desvincularse de ella.

Cerca de 2.000 personas se congregaron alrededor de la Cámara baja en lo que durante las primeras horas de la tarde fue una manifestación pacífica contra las incongruencias de la clase política y la necesidad de cambio. La corrupción y el abuso de poder protagonizaban los lemas que los manifestantes corearon durante varias horas lanzando gritos contra los que se encontraban en el interior del Congreso, exigiendo su dimisión. Y de las palabras se pasó a la acción cuando un grupo de manifestantes intentó derribar las vallas de protección y se inició el enfrentamiento con la Policía en un recorrido que afectó a varias calles de la capital del país.

Antes de la protesta las Fuerzas de Seguridad ya habían detenido a 18 personas -por portar bengalas y cócteles molotov que presuntamente iban a ser utilizados contra una sucursal bancaria-. Al menos 11 de esas personas había participado durante la mañana en un encierro en la Facultad de Ciencias Políticas de Somosaguas. Por otro lado, entre las detenciones practicadas durante el asedio al Congreso había miembros de los Bukaneros, una peña ultra seguidora del Rayo Vallecano.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.