La pobreza ‘cada vez más dolorosa, crónica y duradera en el tiempo’

Cáritas desmiente la mejora económica a la que alude el Gobierno.

El perfil de las personas que acuden a Cáritas ha variado mucho durante los últimos años. Por ejemplo, entre aquellos ciudadanos que solicitan ayuda para pagar las facturas de servicios básicos como el agua y la luz, se encuentran “mayoritariamente familias con menores a su cargo, con un rango de edad entre los 30 y los 49 años, el 81 por ciento en situación de desempleo y el 51 por ciento sin ningún tipo de ingresos”.

Fátima Díaz, secretaria general de esta organización humanitaria, advierte además de un aumento preocupante en el número de personas atendidas por Cáritas Diocesanas. Por poner un ejemplo de cómo se ha agravado la situación, Díaz señala que en la provincia de Las Palmas en número de atenciones durante el primer semestre de 2013 fue hasta un 34 por ciento mayor que durante el mismo período de 2012, y que más de 22.000 personas han requerido de su ayuda durante dichos período.

“Nosotros hacemos una labor para intentar que las personas salgan de esta realidad de exclusión, pero la responsabilidad de que no estén en esta situación no depende de Cáritas, sino que tiene que haber unos mecanismos desde los gobiernos que posibiliten que las personas no se encuentren en esta situación y tengan que acudir a entidades privadas para cubrir necesidades básicas“, asegura Díaz que, en base a los datos con los que trabaja la organización, se muestra escéptica ante la aparición de los ‘brotes verdes’ a los que se refiere el Gobierno y sentencia que, por el contrario, las personas a las que atienden son “cada vez más pobres” y que el escenario en el que se encuentran se agrava conforme pasa el tiempo.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.