Un ‘agujero’ de dos millones en las obras de la plaza de Arico

plaza de Arico

Plaza de Arico

Los trabajos se encuentran paralizados y se teme un aumento del presupuesto

La organización ecosocialista denuncia que los trabajos continúan parados cuando estaba previsto concluirla en 18 meses y señala esa situación como la mejor muestra de la parálisis en la que se mantiene el municipio.

A juicio de Sí se puede, los casi dos millones de euros (1.909.499,22 euros) previstos para la remodelación de la plaza aumentarán considerablemente con el cambio del proyecto. El grupo de gobierno justifica la situación en que el terreno no se correspondía con lo previsto, una señala una explicación que demuestra la falta de planificación del grupo de gobierno desde el inicio de los movimientos de tierra.

El proyecto erróneo de la plaza de Arico

Sí se puede manifiesta su “enorme sorpresa” porque el proyecto sea erróneo en un terreno en el que ya existen edificios de gran dimensión, como el propio ayuntamiento o la Iglesia. En este sentido, el concejal de la formación en la corporación, Sebastián Martín asegura que “lo que hay preguntarse es por qué cuando se realizan grandes obras siempre hay sobrecostes de este tipo y si no es una irresponsabilidad crear un agujero de dos millones de euros en un municipio sin presupuesto”.

Las condiciones actuales de la plaza de Arico hacen imposible la celebración en buenas condiciones de la fiesta del pueblo, además de que, como consecuencia de esta parálisis, la ciudadanía sigue teniendo problemas para acceder a los comercios y la adecuada celebración de la fiesta tampoco está garantizada.

El peor acceso a la zona perjudica también a varios comercios, lo que genera perjuicios económicos y daña, evidentemente, a la ciudadanía. Todos estos problemas se unen a la dificultad para que las personas mayores puedan acceder a la zona en la que se encuentran la farmacia, el centro de salud o la residencia de mayores. Por este motivo, Sí se puede advierte que estará “vigilante ante la falta de información y transparencia en el proceso de finalización de la obra”, apunta Martín.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.