La pandemia sigue castigando a Tenerife

pandemia

Julio Pérez

Mantienen las restricciones, al menos, una semana más

El toque de queda decidido el pasado viernes por el Gobierno de Canarias (día 4 de diciembre) y que entró en vigor a las 00:00 horas del domingo 6 en Tenerife ante la mala evolución de la pandemia en esta isla se prolongará una semana más. Coincidirá así con el resto de restricciones aplicadas desde ese domingo día 6.

Según explicó el portavoz del Ejecutivo canario, Julio Pérez, la situación en Tenerife sigue siendo la “preocupación principal” del Gobierno porque, “si no se corrige, puede desbordar a esta isla y perjudicar a toda la región. Comportamientos individuales no solo suben las cifras en Tenerife, sino en todo el Archipiélago”, con sus repercusiones sanitarias y económicas.

La pandemia afecta al turismo

“Las cifras en esta isla pueden llegar a poner en peligro la condición de destino turístico atractivo que tiene ahora Canarias”, ha asegurado. Esta misma semana el Reino Unido retiraba al archipiélago de su lista de corredores aéreos seguros ante la pandemia. Por ese motivo, exhortó a cumplir las normas y subrayó que “hay que hacer frente al desafío de que estas Navidades no se conviertan en un foco de expansión del virus para que podamos pasar otras muchas Navidades”.

Según explicó, el Gobierno estudia diversas medidas restrictivas adicionales para Tenerife dentro de las competencias regionales, relativas a reducir aún más el número de personas en reuniones, menores aforos, estrechar el horario sin toque de queda o fijar limitaciones de la actividad económica. No obstante, y a falta de un análisis a 14 días, de momento solo se ha acordado prolongar esa restricción de movilidad desde las 23:00 a las 6:00 horas mediante el toque de queda. El portavoz explicó que los técnicos y asesores de Sanidad aconsejan esperar a que pasen esas dos semanas.

Las posibles causas

También insistió en que, según los informes técnicos, la causa de la situación en Tenerife no se vincula a un exceso de aforo y a un mayor número de contagios en los centros comerciales o en los transportes, “aunque puedan darse aglomeraciones circunstanciales que inmediatamente son corregidas.

La sospecha principal -señaló- sigue centrada en los ámbitos privados, en reuniones familiares o sociales. La policía puede actuar en las zonas públicas, pero no en las particulares, como los interiores de viviendas. Como dice la canciller Merkel, que cada uno cumpla con lo que debe en su ámbito”, remarcó.

En línea con las intervención del presidente Ángel Víctor Torres durante el anuncio de esas nuevas restricciones para Tenerife el pasado viernes, el portavoz hizo un llamamiento a la máxima concienciación ciudadana para intentar doblegar cuanto antes esta curva en la isla y seguir conteniendo al máximo la pandemia en el resto del Archipiélago.

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.