‘La noche en que mi madre mató a mi padre’

La noche en que mi madre mató a mi padre

La noche en que mi madre mató a mi padre

Un crimen estrafalario que se lía y se lía…

A veces no es tanto lo que una película está en condiciones de darte sino lo que como espectador estas dispuesto a recibir. Es posible que el día que fui al cine a ver esta película lo hiciera con ua predisposición especial, no sé si por el irrisorio precio de la entrada (2,90 euros gracias a la Fiesta del Cine) o si porque realmente tenía curiosidad por saber lo que Inés París (Semen, A mi madre le gustan las mujeres) me tenía que contar.

La historia que hay detrás de ‘La noche en que mi madre mató a mi padre’

El título ya me resultaba bastante llamativo. Lo cierto es que lo primero que pensé fue “Bueno, pues ya me han contado la película”. Pero aún así no me dejé desilusionar tan pronto (insisto en que ese día me pilló de muy buen humor).

Mi mayor temor cuando empezó la película era encontrarme con un elenco de actores poco creíbles, de esos que te dan como vergüenza ajena cuando están interpretando sus papeles. Pero por suerte, los niños aparecen sólo durante un par de secuencias al comienzo y al final de la cita y por lo demás La noche en que mi madre mató a mi padre se centra en las actuaciones de un grupo de adultos que, para ser justos, están muy bien dirigidos.

Otro tema aparte es que el guión tenga más o menos consistencia, pero salvo algún que otro pequeño tropezón excusable, considero que la película avanza y funciona perfectamente en su absurdidez.

Sabes lo que va a suceder y aún así, te sorprendes

El planteamiento es el siguiente: Ángel, un escritor de novela negra (Eduard Fernández: Lejos de mar, Los ausentes) y su ex-mujer (María Pujalte: Los misterios de Laura, Semen) están a punto de producir una película. Organizan una cena para convencer al actor Diego Peretti (Sin hijos, Papeles en el viento) de que sea el protagonista. Pero a mitad de la velada se encuentran con un cadáver en escena y todas las pistas señalan a que ha sido Isabel, la actual esposa de Ángel (Belén Rueda: Los ojos de Julia, Mar adentro) la autora del crimen.

Esta comedia de enredos se va volviendo cada vez más disparatada. La base del argumento es bastante predecible pero llega un punto en el que todo parece desbordarse y el espectador empieza a dudar de si realmente puede predecir lo que está a punto de suceder. Aunque sólo sea por este interesante pulso entre los absurdo y lo predecible, merece la pena darle una oportunidad a La noche en que mi madre mató a mi padre.

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.