La niña que se comunicaba con mugidos

VacasFue criada en una granja y apenas mantenía contacto con humanos.

Las alarmas saltaron el pasado mes de junio cuando el vecino de esta granja al oeste de los Urales, en Rusia, alertó a la policía de que una niña pequeña vivía en condiciones infrahumanas.

Al parecer, la pequeña, de tan solo 5 años de edad, apenas mantenía contacto con sus padres. No sabía comer apropiadamente -únicamente beber leche de un cuenco- y era incapaz de comunicarse a través del lenguaje. Pasaba la mayor parte del día entre las vacas por lo que utilizaba su mismo código de mugidos para expresarse.

La niña vivía en un establo apartado de la granja y fue encontrada sin apenas ropa y en un estado lamentable.

No es la primera ocasión en la que se descubren casos de este tipo. En 2004 se dio a conocer la historia de Andrei Tolstyk, otro niño ruso abandonado por sus padres en una remota región de Siberia cuando solo tenía tres meses. Al parecer, el niño fue criado por unos perros por lo que creció imitándolos: caminaba a cuatro patas, olisqueaba la comida antes de ingerirla, mostraba un carácter estrechamente ligado a la manada y se comunicaba a través de aullidos.

Algunos de estos casos y otros que han sido catalogados como falsos se pueden encontrar en feralchildren.info, una web en la que se dan a conocer los estudios realizados por la antropóloga Mary-Ann Ochota.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.