La ‘Mona Lisa’ cien años después de su robo

Exactamente medio siglo separan los robos de ‘La Gioconda’ en el Louvre y el ‘Retrato del duque de Wellington’ en la National Gallery. Dos desapariciones que casualmente se produjeron un 21 de agosto.

El robo más artístico del siglo XX

La propia historia de este cuadro ha sido la que lo ha elevado a la categoría que hoy día tiene: una pieza maestra de Leonardo Da Vinci que arrastra tras de sí una gran cantidad de enigmas, alimentados también por su desaparición y su devolución al Museo del Louvre de París tres años después. Para muchos -y hay aquí otro tanto de leyenda- el cuadro que fue devuelto al museo ya no era el original sino un minuciosa reproducción.

El robo de obras de arte sigue estando presente en sucesos más recientes, como la desaparición del Codex Calixtinus de la catedral de Santiago. Cuadros, esculturas, joyas… que pasan a formar parte del mercado negro de la colecciones de arte para que únicamente algunos privilegiados -movidos más por la vanidad que por su amor al arte- tengan acceso a ellos.

Pero también ha habido robos ejemplares, robos como protesta. En este sentido, hay que destacar la desaparición del Retrato del duque de Wellington -obra de Francisco de Goya- de la National Gallery londinense, un hecho que, casualmente, también tuvo lugar un 21 de agosto, pero de hace 50 años.

Un taxista de la ciudad entró en el museo, descolgó el cuadro -que solo llevaba expuesto un par de semanas- se lo llevó a casa. Después reclamó una recompensa millonaria destinada a sufragar los gastos generados por el pago de licencias de televisión en Reino Unido en los hogares de los pensionistas y las personas sin recursos.

El ‘gesto’ de este taxista, cuyas intenciones tenían un carácter más bien altruista, fue tipificado con cuatro tipos de delitos diferentes y penalizado con tres meses de cárcel.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.