La mar de salado

Mar MuertoDicen que es el mar donde nadie se ahoga. Y es que, debido a su alto nivel de salinidad, los bañistas flotan sin ningún esfuerzo.

Ya desde hace más de 2.000 años el ser humano se sorprende con las propiedades de este lugar. El mar Muerto es un lago entre Jordania e Israel que se encuentra a más de 415 metros por debajo del nivel del mar y ya desde la Antigüedad sus recursos son explotados por el ser humano.

Así dejan constancia los más de 3.000 fragmentos de manuscritos que hace más de medio siglo encontraron unos beduinos en unas cuevas del desierto de Judea. A pesar de aportar una valiosa información acerca de cómo hace más de 2.000 años éste era un importante enclave económico en el que se extraían grandes cantidades de minerales, lo que no se ha podido esclarecer hasta el momento es si en sus orillas se encontraban las ciudades de Sodoma, Gomorra, Zeboím y Asman, ‘ciudades malditas’ referenciadas en los textos bíblicos.

Actualmente, el mar Muerto es uno de los grandes atractivos turísticos de la zona. Su peculiar situación, las escasas precipitaciones en la zona y la evaporación de sus aguas provocan una gran concentración de sal. De hecho, se dice que es el mar más salado del planeta.

Este hecho, además de impedir que sobreviva en sus aguas cualquier tipo de especie animal o vegetal –con excepción de las artemias-, provoca situaciones tan curiosas como que los bañistas floten con naturalidad en sus aguas, por lo que también se dice de él que es el mar en el que nadie se ahoga.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.