La mancha sulfurosa se acerca a El Hierro

Se aplaza el regreso de los vecinos a La Restinga y se reabrirá el tunel de Los Roquillos.

La evolución en las últimas 24 horas del proceso eruptivo, que se desarrolla cerca de la costa de La Restinga, ha obligado a la dirección del Plan de Protección Civil por Riesgo Volcánico (PEVOLCA), aplazar la vuelta de los vecinos a sus viviendas, hasta que se realice un análisis de calidad ambiental. La aparición de la mancha en el mismo muelle y la percepción de ciertos olores molestos han aconsejado realizar dicha prueba que descarte cualquier toxicidad “hecho muy poco probable”. En este sentido, la dirección del PEVOLCA se reunirá con todos los vecinos en el Centro Cultural de El Pinar para trasladarles los resultados así como valorar las posibilidades de volver a sus viviendas.

Por otro lado, Juan Manuel Santana anunció que hoy martes se procederá a la reapertura parcial del túnel de Los Roquillos, en Frontera, manteniendo en él un servicio de vigilancia permanente. El director general de Seguridad y Emergencias precisó que, desde las ocho de la mañana a las ocho de la tarde, sólo se permitirá la circulación de vehículos de mercancías que superen una tara de 3.500 kilogramos, de transporte de mercancías peligrosas y de seguridad y emergencia en servicio.

Las razones que han permitido la toma de esta decisión han sido, según Santana, “la disminución de los niveles de sismicidad, así como la limpieza del cuenco receptor realizada por el Cabildo de El Hierro, y la colocación de la malla protectora”, lo que hace que se den las condiciones adecuadas para esta reapertura parcial. Respecto al resto de la circulación, el director general de Seguridad afirmó que las decisiones en ese respecto se irán tomando de forma progresiva de acuerdo a la evolución del proceso eruptivo.

Respecto al realojo de los vecinos evacuados en Frontera, el director general de Seguridad y Emergencias, Juan Manuel Santana, anunció que, tras la inspección de las once viviendas afectadas “sólo se autorizará la vuelta de los habitantes de cuatro al estar situadas fuera de los conos deyección y tener otras viviendas anteriores que pueden servir de parapeto en caso de que se produjeran desprendimientos”.

En referencia al Buque Oceanográfico Profesor Ignacio Lozano, del Instituto Canario de Ciencias Marinas, la nave ha recogido ya gran cantidad de material piroclástico así como sólidos biológicos que han encontrado en la superficie. Asimismo, se ha realizado el muestreo hidrológico con sonda multiparamétrica con toma de muestras de agua para caracterización biogeoquímica -temperatura, salinidad, ph, clorofila, turbidez, oxígeno disuelto, gases y nutrientes- del área, la monitorización en modo continuo de las concentraciones de vapor de H2O, CO2, H2S, SO2 y HCl en el aire ambiente, y la caracterización de ruido submarino mediante hidrófonos y avistamiento de cetáceos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.