La maldición de Ca’ Dario

Ca'Dario VeneciaLos propietarios de este inmueble veneciano morían en extrañas circunstancias tras adquirir la casa.

Entre todos los palacios venecianos, famosos por sus majestuosas llamadas y las abundantes historias que sobre ellos se ciernen, destaca el de Ca’Dario, una torre ligeramente inclinada conocida por la mala suerte que han corrido sus propietarios desde que se erigió en 1487.

Según narra la leyenda, todos los propietarios de Ca’Dario fallecían violentamente al poco tiempo de adquirir la propiedad, por lo que el palacio se conoció como “la casa que mata” y la leyenda negra se mantuvo al menos hasta 1993, con el fallecimiento de Raul Gardini, su último propietario, que decidió suicidarse con un disparo en la cabeza.

Asesinatos, suicidios, bancarrotas y en general la mala fortuna ha acompañado siempre a cuantos habitaron entre estas paredes. Desde el primer dueño, el senador Giovanni Dario que vio morir a su hija y a su yerno como consecuencia de la angustia a la que les había conducido la ruina económica, hasta el estudioso americano Randon Brown que se suicidó con su pareja tras desatarse el escándalo de su homosexualidad o el conde Giordano delle Lanze, asesinado por su amante Raoul, que le abrió la cabeza al golpearlo con una escultura de bronce.

Desde 1993 y durante casi una década la casa estuvo en venta, pero ningún comprador se atrevió a adquirirla. Hubo de ser un millonario estadounidense, tal vez desconocedor del oscuro pasado de la propiedad, el que finalmente la compraría por algo más de ocho millones de euros. Por el momento, parece que la maldición de Ca’Dario no se ha cebado con él.

 

 

El Ilustrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.