La llegada de una patera al sur de Gran Canaria enciende las alarmas

Algunos de sus ocupantes presentaban síntomas febriles.

La embarcación fue vista hacia las 9.30 de la mañana por los trabajadores de limpieza de la playa de Maspalomas, al sur de Gran Canaria. El personal de Cruz Roja llegó hasta la zona para atender a los 23 tripulantes -en su mayoría de origen subsahariano- dos de los cuales presentaban síntomas febriles, por lo que se decidió extremar las precauciones ante la duda de si podía tratarse de ébola.

Las primeras horas tras la llegada de la patera a la orilla fueron algo confusas y provisionalmente se aplicó la medida de precaución básica en estos casos: aislar a los afectados hasta que algún representante de la Consejería de Sanidad se personara en el lugar y determinara qué procedimiento seguir.

Sin embargo, los tripulantes de la embarcación estuvieron durante horas en la arena, con evidentes síntomas de agotamiento, esperando a que la Consejería tomara una determinación. Mientras tanto, la Cruz Roja les suministró mascarillas, agua y bocadillos hasta que, hacia las 16.00 horas, los médicos emitieron un diagnóstico inicial acerca de su estado de salud. Finalmente, Sanidad decidió que no era necesario aplicar el protocolo de seguridad contra el virus.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.