‘La jaula de oro’

‘La jaula de oro’Las despedidas pueden resultar complicadas.

Después de toda una vida trabajando como porteros en un edificio de París, una noticia inesperada cambiará la vida de José y su familia. Los Ribeiro -de origen portugués- se plantean regresar a su país que, después de muchos esfuerzos por adaptarse al estilo de vida francés.

Sin embargo, ahora que tienen la oportunidad de empezar una nueva historia, con muchas más comodidades y muchos menos problemas, la despedida se les atraviesa un poco. Primero, por las dudas, porque los cambios siempre son difíciles –aunque sean a mejor-. Y en segundo lugar porque sus vecinos del edificio se han puesto de acuerdo para evitar, por todos los medios, que abandonen la portería que tan eficientemente han llevado durante tanto tiempo.

Ruben Alves dirige su primer largometraje para poner sobre la mesas las dificultades unidas a la condición de inmigrante y narra con humor el abuso al que se someten muchas personas con el fin de adaptarse lo mejor posible al cambio. La solidaridad de los vecinos de este peculiar edificio solo sale a relucir cuando se dan cuenta de que si los Ribeiro se marchan sus vidas también se verán afectadas. Y, a pesar de todo, los protagonistas no pueden evitar sentirse en cierto modo ‘en deuda’ con su país de acogida y con estas personas que no han sabido valorar su valía hasta el momento de la partida.

La jaula dorada es, en palabras del propio director, una manera de “sugerir, pero sin dar lecciones” la necesidad de interpretar el fenómeno de la inmigración desde todos sus puntos de vista. En tono cómico, Alves presenta una película que habla sobre el amor y la familia y que retrata con ternura la historia de una generación que en su momento emigraba por cuestiones políticas y que ahora lo hace como consecuencia de la crisis económica.

 

Celina Ranz Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.