La inyección de lodo no ha detenido el flujo de petróleo

La petrolera BP ha comunicado que tendrán que buscar un nuevo método puesto que la última propuesta para detener el filtrado ha vuelto a fallar.

La próxima acción que se llevará a cabo y que podría tardar hasta cuatro días en completarse, consiste en utilizar unos robots submarinos para serrar la tubería rota y cubrir los restos con una cúpula para evitar más escapes. Una solución similar fue tomada hace unas semanas sin obtener resultados positivos, pero al parecer en esta ocasión se ha mejorado la técnica de sellado con la esperanza de que funcione.

La inyección de lodo pesado para tratar de poner fin al derrame ha sido la última opción aplicada a la fuga de fuel en el golfo de México, pero no ha funcionado. Así lo ha comunicado ya la petrolera BP que está dispuesta a seguir buscando nuevos métodos hasta dar con la solución definitiva al problema. Inicialmente el vertido diario de crudo era de alrededor de 5.000 barriles mientras que se estima que esta cantidad ya ha ascendido hasta los 19.000 barriles diarios aproximadamente.

 

 

 

 

 

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.