La inversión sanitaria descenderá en 2010

sala operaciónLa sanidad canaria tendrá el presupuesto justo para mantener los servicios básicos que presta a los ciudadanos y para pagar las nóminas de sus trabajadores el próximo año, mientras que sufrirá importantes recortes en las inversiones y en los gastos corrientes.

El ajuste del gasto público anunciado por el Gobierno Canario para los presupuestos autonómicos de 2010 afectará directamente al Plan de Infraestructuras Sanitarias de Canarias, que estaba previsto finalizar este año ante la imposibilidad de culminarlo debido a los recortes impuestos por la crisis.
El 53,6% del gasto de Personal de la Comunidad Autónoma va destinado a los trabajadores del Servicio Canario de Salud, un total de 1.370 millones de euros. 8,3 millones más que en este año, un 0,6% de incremento, con el fin de poner en funcionamiento los nuevos centros sanitarios finalizados en este ejercicio.

Los gastos corrientes sanitarios se verán recortados el próximo año en 57,4 millones de euros. El Ejecutivo justifica esta caída como consecuencia de la priorización en mantener e incrementar los gastos de personal básicos en la prestación de la asistencia sanitaria. Se pretende hacer especial hincapié en la eficiencia del gasto mediante la centralización de los suministros como en la optimización de los recursos.

Por el contrario si aumenta el gasto por recetas farmacéuticas, que se incrementa un 1,8% con respecto a este año debido al aumento de los costes de los medicamento y a la subida de la demanda. En el presupuesto de la Dirección General de Farmacia hay previstos 559 millones por este concepto.

Donde el recorte en el presupuesto sanitario es más significativo es en las inversiones, nada menos que un 47,8%, con el fin de no ver mermados los gastos necesarios para el personal y la asistencia sanitaria básica. Las dotaciones inversoras que se recogen son exclusivamente las necesarias para la continuación de las obras comprometidas, además del equipamiento y reposición de los centros.
En cifras se pasa de 89,4 millones en 2009 a 46,6 millones el próximo año, lo que supone una caída de 42,7 millones de euros.

Los capítulos inversores de la Comunidad Autónoma sufrirán el recorte que impone la crisis y la fuerte caída de los ingresos en 2010. Estos descensos no sólo afectarán a las consejerías más inversoras, como es el caso de Obras Públicas, sino también a otros departamentos como Justicia, Seguridad, Acción Social, Vivienda o Investigación, Desarrollo e Innovación.

 
 
 
 
 
 
 
{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.