La Intermediación Financiera: Ese (L)ogro

Nuevos tiempos para la economíaLa sociedad moderna ha desembocado en una sociedad donde nada es gratuito pero todo son facilidades. Varias llamadas telefónicas se suceden a lo largo del día para ver si deseamos tener éste o aquel equipo para conectarnos a la red de Internet, o si nos interesa la tarjeta de un banco o deseamos realizar una inversión u otra. Así sin movernos de casa podemos mover nuestra economía y realizar los gastos que deseemos, además de los obligatorios.

Ya no es posible pagar la energía que consumimos, el agua que bebemos o el teléfono que usamos, con dinero contante y sonante; es necesario tener una cuenta bancaria donde depositados nuestros haberes, las empresas suministradoras de nuestras necesidades realizan una simple anotación que va directamente a su cuenta de explotación.Estas empresas dejaron de contratar miles de personas que mensualmente tendrían que ir a recaudar los recibos debidos originando un descenso notorio en sus balances por la disminución de los gastos de personal. El usuario de estas empresas, a cambio no recibe necesariamente un servicio mejor; además tiene que pagar al banco una comisión por mantener la cuenta corriente, un caso más de la intermediación financiera.

 

El Instituto Nacional de Estadística, acaba de publicar los resultados de la Encuesta Anual de Estructura Salarial de 2007, y que no diferiría mucho si se realizara en nuestros días. En ella se señala que «la actividad económica con mayor salario medio anual fue la Intermediación Financiera con 38.870 euros anuales cifra en 90,6% superior a la media nacional; los asalariados de Hostelería obtuvieron el salario menor (14.000,12 euros); por Comunidades los salarios más elevados correspondieron a la Comunidad de Madrid (24.242,00 euros anuales), siendo Canarias con 17.189,07 euros, una de las que presentaron sueldos más bajos.

Exprimir la economía

El sector bancario español, es uno de los más caros de Europa, obteniendo beneficios sin mover una mano. La Comisión Europea señala a España como país en el que sus ciudadanos más pagan (después de Italia) por los servicios prestados por Bancos y Cajas de Ahorro en un estudio realizado sobre 223 entidades financieras que en el caso de España incluye 18 entidades que suponen el 72,8% de la cuota, entre los grandes Bancos y Cajas de Ahorro. En nuestro país, la media del coste de los servicios bancarios es de 178 euros al año, lejos de Alemania (100 euros) y menos de Francia (150 euros). Los dos tercios de esa cuota media, sirven para sufragar el mantenimiento de las cuentas corrientes. Los datos del Banco de España señalan incrementos del 10% en las comisiones que hay que pagar. La dicotomía incremento de comisiones versus quiebra es absurda. Por no aplicar el Euribor en sus transacciones, sufren las cuentas de las empresas, a las que se les concede créditos superiores al 5% cuando el Euribor ha descendido desde Mayo de 2008 (al 4,99%) al 1,33% (Agosto de 2009), por lo que el precio del mercado interbancario es muy favorable a la banca. La falta de transparencia en los precios y el coste de cambios de banco, en nuestro caso el más alto de la UE no deja en buen lugar a las entidades financieras españolas. A pesar de la crisis internacional, los bancos están presentando resultados muy favorables, en gran parte alimentados por las elevadas comisiones que en cualquier transacción hacen recaer sobre el usuario del servicio, ese gran (l)ogro de esta sociedad.

 

José Manuel Adán Carmona
Economista e Inspector de Finanzas del Estado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *