La insoportable levedad del Sr. Presidente

José Luis Rodríguez ZapateroSe le atribuye a Picasso la frase” La máxima  expresión de  la creatividad es contraria al buen gusto”. Esto, con lo que  no estoy de acuerdo, a no ser que consideremos a Velázquez, Miguel Ángel, Rafael, y  tantos otros, modelos del mal gusto, es ciertamente una frivolidad que sí puede darse en la Pintura, no así en la Economía, donde la única veleidad, el sistema económico totalmente planificado en el socialismo marxista ha generado millones de pobres .

El libre mercado en los países desarrollados se rige, con sus imperfecciones y orientaciones (Keynes, Friedman,..), por unas reglas   que, en la época actual y en el sistema de la Unión Monetaria, tiene pocas variantes. Por ello, es difícil entender los pasos que nuestro Presidente, la autoridad económica, da en sentidos contrarios en poco tiempo, lo que conduce a la falta de confianza en nuestra economía, factor fundamental para comenzar a salir de nuestra crisis.

No podemos continuar sin la reforma del mercado de trabajo, sin la reforma del sector financiero, sin la reforma de las pensiones y sin una política decidida de reducción  del déficit, pero sin disminuir el gasto en inversiones, y todo ello encuadrado en una reforma estructural de las Administraciones. Sinceramente esto, con el nivel medio de los políticos y los partidos que han dejado a un lado los principios que ilusionen a los ciudadanos hacia una democracia real y  sólo se preocupan del poder  como meta suprema, es una utopía.

Según los últimos datos de la ejecución presupuestaria registrados  hasta el mes de Abril de 2010, el Estado registró en términos de Caja (ingresos y pagos), un déficit de 12.393 millones de euros frente a 8.467 millones registrados en  2009, que como sabemos terminó en un déficit del 11,2 % del P.I.B.  Asimismo, los pagos no financieros han experimentado un incremento interanual del 14% principalmente por los gastos financieros  8.989 millones (+28,3%) y las subvenciones 34.697 millones (+22,1%). Con estos datos, ya de por sí escalofriantes, llegó la llamada del Presidente  Obama. Pero cuando el interés político se antepone a la razón y al razonamiento de una  oposición, aunque  apenas exista, a la exigencia de los mercados internacionales, reacios a comprar nuestra deuda a no ser que se obtenga un alto rendimiento, que nos empobrece más y más, al consejo de los Organismos Internacionales (F.M.I, B.C.E, O.C.D.E.)  y  de los Presidentes de  países amigos, que no quieren, tampoco ellos, ver como se desploma el euro y después de tanto ruego ciego, el Presidente accede  contrariando a su ideología a  reducir el gasto por la vía de salarios de empleados públicos y pensionistas, e  inmediatamente con otra mano gastar , volver a despilfarrar, con su II Plan de la Alianza de las Civilizaciones, sin haber liquidado el  millonario  I Plan , fuente inagotable de Subvenciones,  esta vez para CC.AA  y Ayuntamientos en aras del conocimiento de la Alianza en sus ejes profundos de Educación, Igualdad y Migración y al mismo tiempo se conceden subvenciones a Sindicatos (18 millones) y el Ministerio de Cultura,  como tantos otros, concede  esta vez, entre otras, las siguientes :

  • Al Ayuntamiento de Vic, para el complejo cultural-Teatro de Vic, 1.000.00 de euros.
  • Al Círculo de Bellas Artes, para gastos de funcionamiento, 600.000 euros.
  • Al Ayuntamiento Collado-Villalba, construcción del Centro para  Teatro de discapacitados 550.000 euros.
  • A la Fundación Cristóbal Balenciaga para gastos de funcionamiento, 430.000 euros.
  • A la Universidad  de Alcalá para el proyecto  Investigación “Relaciones Iglesia –Estado  durante los siglos XVII y XVIII” 700.000 euros

y un día prohíbe endeudarse a los Ayuntamientos y al siguiente cambia de criterio y decide que la prohibición comienza en  Enero de 2011  y finaliza con dicho ejercicio, considero que a éste Presidente le puede tanto su obstinación ideológica que le es imposible empatarla con la razón, la lógica y el sentido común. Él no puede contenerse, claro que tampoco es su dinero. Está inoculado de un algo de lo que no puede ni quiere curarse  ni defenderse: su ideología. No se da cuenta que nos está llevando a la bancarrota. No es posible de esta manera reducir el déficit público, si lo que recorta con una mano lo gasta multiplicado con la otra., éste Presidente ha dejado de ser racional en la Administración de la cosa pública. Por favor, aunque crea que lleve razón, váyase, por favor.

 

José Manuel Adán  Carmona

Economista e Inspector de Finanzas del Estado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.