La Infanta ‘blindaba’ las inspecciones tributarias en Aizoon

Su participación en la empresa era utilizada como ‘escudo fiscal’.

Según Miguel Tejeiro, el cuñado de Diego Torres, ex socio de Urdangarín, la infanta figuraba en la empresa Aizoon “con nombre y apellidos” porque de esta manera su figura disuadía a la Agencia Tributaria ante posibles inspecciones. De esta manera, la Infanta Cristina se convertía en una pieza clave a la hora de desviar fondos procedentes del Instituto Nóos que a su vez tenía origen en las arcas públicas.

Al parecer, éstas habrían sido las declaraciones que hizo Tejeiro al notario con el que habitualmente trabajaban su cuñado y Urdangarín, Carlos Masiá, reforzando la teoría de que la Infanta ha tenido siempre la consideración de “agujero negro” para Hacienda, es decir, un personaje de gran relevancia institucional que queda al margen de inspecciones tributarias.

Tejeiro, abogado y asesor fiscal, trabajó con las cuentas del Instituto Nóos y está imputado por ser uno de los cerebros encargados de idear la telaraña societaria que generaría importantes beneficios económicos a los propietarios de una institución aparentemente benéfica así como a los duques de Palma a través de la empresa Aizoon.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.