‘La incorrecta configuración de la nave provocó su descontrol tras el despegue’

La Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil da a conocer el informe definitivo sobre el accidente de Spanair en 2008.

La conclusión de la CIAIAC es que el accidente aéreo de Spanair que provocó la muerte de 154 personas en 2008 fue causado por una configuración errónea de la aeronave y que ésta, a su vez, fue producto de una serie de ‘fallos y omisiones’ que impidió que la tripulación detectara los errores existentes antes del despegue, entre otros motivos, porque no funcionó el sistema de alerta.

El informe de la Comisión coincide en prácticamente todos los aspectos con el del órgano pericial creado por el juez para investigar las causas del accidente. “La tripulación no llevó a cabo la acción de seleccionar los ‘flaps’/’slats’ con la correspondiente palanca de mando, ni realizó la comprobación cruzada de la posición de la palanca y el estado de las luces indicadoras de esos dos elementos”, asegura el informe. Pero los fallos que provocaron el siniestro se fueron acumulando: no se comprobó de forma visual la colocación de ‘flaps’/’slats’ -superficies en las alas que se utilizan para las maniobras de despegue y aterrizaje- tal como mostraban los instrumentos de la cabina de vuelo y, finalmente, es cierto que falló el sistema de alerta TOWS, pero la tripulación ya había realizado “una inadecuada gestión de los recursos”.

Con todo, la presidenta de la CIAIAC, María Rosa Arnaldo, ha declarado que el informe no ha de servir para “el establecimiento de culpas o responsabilidades alguna”, sino que “tiene la finalidad de prevenir accidentes futuros”y que “un uso distinto puede derivar en conclusiones e interpretaciones erróneas”.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.