La importante voz del pueblo

Voz del puebloCarlos Castañosa

Cuando la actuación de las Instituciones no se ajusta a las necesidades e intereses de la población, se impone la reclamación de responsabilidad a quienes fueron elegidos por unas expectativas prometidas en campaña.

El procedimiento más eficaz de reclamación es la voz en alto. En alto y claro para que se escuche y atienda la voluntad del Pueblo. Por fortuna para los ciudadanos normales, en esta actualidad de progreso y sorpresas, las redes sociales ya actúan como megáfono de consignas y proclamas con las que las reivindicaciones ciudadanas encuentran una capacidad de divulgación y convocatoria suficiente para inquietar la prepotente inmunidad de quienes detentan el Poder.

Todos los días aparecen casos en que la movilización ciudadana obliga a rectificar alguna dejación de funciones y a explicar demoras y abandonos flagrantes por parte de las autoridades competentes, frente a propuestas masivas que representan los verdaderos intereses de la población, los que rara vez coinciden con la vocación por la poltrona. Un ejemplo: la escollera de San Andrés ¿Cuanto ha que debiera ser un problema ya resuelto? ¿Cómo tienen la desfachatez de pasarse culpas del Ayuntamiento a Costas y viceversa? ¿No era más barata la obra hecha a su debido tiempo que afrontar periódicamente reparaciones e indemnizaciones (cuando llegan)? Se requiere movimiento popular para contrarrestar los fatuos titulares de promesas del alcalde y la inhibición de Costas, que apenas pretende una chapuza barata para salir del paso.

No hay duda de que las redes sociales jugarán su papel decisivo por el clamor popular movilizado en favor de los habitantes del barrio de San Andrés, reiteradamente damnificados. Otro: el vergonzoso abandono del Parque Cultural Viera y Clavijo. El estado deplorable en que se encuentra un enclave que debiera ser símbolo y orgullo de Santa Cruz en el ámbito cultural, social y urbano. Brillante pasado que se ha dejado languidecer hasta aproximarlo a la ruina con evidentes fines especulativos. Un patrimonio histórico, cuya conservación merecía el trato respetuoso y prioritario por parte de las autoridades municipales y autonómicas.. Pero he aquí que en facebook surge una plataforma reivindicativa en defensa del Viera y Clavijo, que ha surtido el efecto de un reguero de pólvora al estimular la conciencia santacrucera desde la que exigir rectificación oficial e inmediata a un comportamiento institucional deleznable y ofensivo por la dejadez intencionada de unos responsables políticos que, bajo la presión de la red, no tendrán más alternativa que atender la importante Voz del Pueblo. Por la misma vía, Internet, se ha iniciado la captación de firmas.

Otra movilización es ejemplo de lo que jamás debiera ser la política. El caso de Arafo y su Ayuntamiento que, en un alarde de cinismo, menosprecio por derechos elementales y con ausencia total de respeto por la víctima, deniega la indemnización correspondiente a un niño accidentado en el colegio, bajo subterfugios burocráticos que desvían su responsabilidad hacia una compañía aseguradora poco dada a gestos humanitarios. Aquí se manifiesta, aparte de la gran distancia y diferencia que existe entre las necesidades de la población y los intereses políticos, que los medios de comunicación, al hacerse eco unánime de tan perversa gestión, se configuran como un punto de apoyo firme donde validar la eficacia de las redes sociales en movimiento. Un alcalde mezquino tendrá que ceder a la justicia que le dicta la soberana vox populi.

¿Y que comentar sobre los movimientos vecinales contra el expolio de sus tierras a manos de AENA, so pretexto de falsas necesidades operativas en el aeropuerto de Los Rodeos? La voz en alto, sin gritos pero con contundencia, ha conseguido que nuestros resignados políticos hayan escuchado, por esta vez, razones y argumentos para oponerse, aunque solo sea en parte, a un destrozo auspiciado desde intereses ajenos a nuestra Tierra, diseñado con fines especulativos para beneficio de nadie aparente, pero siempre presentes los de siempre en operaciones de éxito pernicioso para casi todos.

Cuidemos y usemos los avances tecnológicos de la intercomunicación on-line para defender nuestros intereses y protegernos de los abusos institucionales. Es nuestro futuro inmediato y el serrucho para cortar patas de algunas poltronas.

 

 

 

Carlos Castañosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.