‘La historia del amor’, los libros que nos cambian la vida

La historia del amorLa crítica encumbró a Nicole Krauss con la publicación en 2005 de su segunda novela, una aproximación al amor y la pérdida a través de cuatro historias entrecruzadas y un libro que transforma la vida de los personajes.

La historia del amor es el libro que a todos nos gustaría que alguien escribiera para nosotros. Sin embargo, no es más que el pretexto que utiliza la escritora norteamericana Naomi Krauss para transitar por cuatro hilos argumentales narrando la vida de dos polacos exiliados y dos hermanos huérfanos de padre. El pasado, el presente y la narración de los hechos más significativos de sus vidas se irán sucediendo de manera no cronológica en una novela que desborda ternura y espontaneidad -aunque a veces, por esto mismo, pierda cierta tensión argumental-.

La historia del amor, la novela que nos presenta Krauss, es un libro que ya existe, al menos dentro de la ficción creada por la autora para narrarnos el viaje de una obra que transforma la vida de quienes se acercan a ella. El manuscrito original fue entregado por Leopold Gursky a su amigo Zivi Litvinoff -ambos polacos- antes de que se exiliara del país debido a la persecución nazi de los judíos. Años más tarde, creyendo que su amigo Gursky habría muerto en el holocausto, Litvinoff publica la obra como si fuera suya, pero en realidad es un homenaje de su amigo a la mujer a la que siempre amó y a la que no dejaría de amar a pesar de la distancia, el tiempo y la muerte.

En otro plano, se entremezcla la búsqueda de Alma Singer -una joven adolescente- y la de su hermano ‘Bird’, un niño que, convencido de que debe convertirse en santo, se obsesiona con viajar a Israel. Los dos hermanos, huérfanos de padre, conocerán La historia del amor a través de los trabajos de traducción que realiza su madre para un desconocido y, de alguna manera, el libro pasará a formar parte de su búsqueda personal, que no es más que el despertar hacia la adolescencia -en el caso de ‘Bird’- y hacia la madurez -en el caso de su hermana Alma que, curiosamente, lleva este nombre por la protagonista del libro de Gursky-.

Las relaciones entre padres e hijos, la pérdida, la soledad y la necesidad de encontrar el amor -hacia uno mismo y hacia los demás-, son algunos de los temas por los que discurre la trama de esta novela cuyas últimas páginas explosionan con toda esa tensión dramática que hasta entonces parece haberse contenido pero que, como en el propio manuscrito de Leopold Gursky, promete perdurar más allá del punto final.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.