La historia de siempre

FC Barcelona Duhan Bernhard

El Barcelona se impuso en el partido de ida de la Copa del Rey en el Bernabéu por 1-2.

El Real Madrid no fue capaz de parar a un excepcional Barcelona que se llevó por méritos propio el partido en el Santiago Bernabéu. Se volvió a demostrar que el Barcelona es fiel a su estilo, fútbol de toque y con vocación ofensiva, mientras que el Real Madrid, no sabe a qué jugar.

Curioso el proyecto puesto en escena por Mourinho. El portugués introdujo varios cambios en todas sus líneas. Presentó una defensa atípica compuesta por Hamit Altintop, Ricardo Carvalho que llevaba sin competir desde finales de septiembre, Sergio Ramos y Fabio Coentrao. En la medular, un trivote con carácter destructor con el polémico Pepe que debió de ser expulsado como de costumbre, Lass Diarra y el líder indiscutible y centro de mandos Xabi Alonso. En la línea ofensiva dio entrada a sus mejores hombres, Cristiano Ronaldo, Higuaín y Benzema. Por parte del Barcelona habría que destacar la presencia habitual en la Copa del Rey de Pinto por Valdés.

Sin duda fue la enésima oportunidad de Mourinho para derrotar al eterno rival pero no fue posible. Después de haberlo intentado de varias formas, unas defendiendo, otras atacando, su barco volvió a naufragar. El partido comenzó de cara para los madridistas que redujeron los espacios en el centro del campo para robar el balón y salir a la contra. Y en una de ellas, una galopada de Cristiano Ronaldo permitió adelantar a los suyos en el minuto 11′ y quitarse una espina clavada. El gol dejó en evidencia a Pinto que estuvo muy lento para contrarrestar el remate seco y duro del portugués. Como de costumbre, el Barcelona no se vino abajo y empezó por tomar las riendas del partido y a mimar el balón. Alexis cabeceó un balón al travesaño que con mucha fortuna para el Madrid no llegó a ser gol. Se notaba que la grada estaba nerviosa, veía que su equipo se había adelantado pero que no era capaz de coger el toro por los cuernos. Las ocasiones blaugranas seguían llegando e Iniesta tuvo la mejor enganchando un fuerte disparo al primer palo que Casillas paró con muchos méritos. Se llegaba al descanso con un resultado engañoso ya que el Barcelona fue mejor pese a ir por detrás en el marcador.

Nada más reanudarse el partido, Puyol se encargó de empatar el encuentro tras un saque de esquina. El gol fue casi una réplica del tanto conseguido en el Mundial de Sudáfrica ante Alemania. A raíz del empate, los blaugranas empezaron a engrasar su maquinaria para llevarse el encuentro y el Madrid, muy dolido y herido en su orgullo, endureció el partido con acciones antideportivas que no venían a cuento. Mourinho no le gustaba la versión de su equipo y daba entrada a Özil y Callejón por Lass y Higuaín. El Barcelona seguía a lo suyo, demostrando por qué es el mejor equipo del mundo y tal vez de la historia. El equipo de Guardiola mareó al Madrid y el francés Abidal logró el tanto de la victoria gracias a un excelente pase de Messi. Los blaugranas aprovecharon para dar descanso a Xavi, Alexis y Cesc, dando entrada a Thiago, Adriano y Cuenca. El marcador no se movería y los catalanes lograrían su quinto Clásico de los últimos nueve, sumando su séptimo partido sin conocer la derrota en el Bernabéu.

 

Duhan Bernhard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.