La Gomera, ¿un aeropuerto competitivo?

Aeropuerto de La GomeraCarlos Castañosa

Para ser competitivos hay que ofertar calidad al menor coste posible…” Con esta declaración el presidente del Cabildo Insular, Sr. Curbelo, intenta justificar su resignada aceptación de suprimir el control de tráfico aéreo en La Gomera.

Se reunió con la secretaria de estado de transportes, altos directivos de AENA, AESA, DGAC… ¿No se le ocurrió recabar, además, el criterio profesional de quienes realmente sustentan la Seguridad Aérea, el parámetro prioritario de la Aviación como medio de transporte, el más fiable, rápido y seguro que ha conocido la Humanidad?. Me refiero a los colectivos que vuelan y que hacen que el avión vuele: Controladores, Pilotos, Tcp´s  y  Mantenimiento.

Los cargos burocráticos convocados, o convocantes, ostentan, o mejor, detentan, la responsabilidad afecta a la Seguridad Aérea; pero solamente  sobre el papel, pues en realidad la ignoran y la delegan cómodamente  en los grupos antedichos. Renuncian a asumirla, para dedicar sus sinergias (?) a otros intereses individuales más rentables. Así, si pasa algo, siempre tendrán a quien culpar y sancionar. Pero incurren, con su dejación. en el incumplimiento flagrante de la L.S.A. (Ley de Seguridad Aérea de 21/2003 de 7 de julio).

Aludiendo al comienzo, cualquiera de los profesionales operativos podía haber corregido al señor presidente  y explicarle que lo primero e incuestionable que hay que ofertar es SEGURIDAD.

La Aviación de Transporte de Pasajeros ha evolucionado  exponencialmente a lo largo de un siglo. Los progresos tecnológicos han potenciado al máximo la Seguridad que, con  normativas y procedimientos estrictos y racionales, han configurado en ella la base sobre la que apoyar el éxito actual de la Aviación  Todos los avances se han gestado siempre con la firmeza de pasos hacia delante, y ha costado muchos años, demasiados esfuerzos y algún sacrificio llegar hasta aquí.  Ni un solo indicio de retroceso es aceptable, y mucho menos con la excusa de una economía perversa y manipulada por intereses políticos.

La irrupción del Low Cost en el negocio de la Aviación tuvo un componente positivo en cuanto a que se logró popularizar el viaje en avión. Hoy, todo el mundo puede permitirse lo que ya no es un lujo. La contrapartida negativa está en la gestión administrativa de las empresas aeronáuticas a la hora de competir entre ellas. Paulatinamente van priorizando la Economía sobre la Seguridad, lo que supone el inicio de un declive en la fiabilidad y eficiencia del medio que se aprecia con honda preocupación por los grupos operativos, cuya profesionalidad sigue manteniendo unos límites de Seguridad suficientes, aun en contra de los gestores de poltrona, los que no dudan en mentir ofreciendo un sofisticado sistema informático de alto nivel tecnológico I+D+i, cuando en realidad el AFIS sólo es una rudimentaria emisora  manejada por un más elemental operario; lo mismo que se usaba antes de la 2ª guerra mundial. Y mienten al decir que la Seguridad es la misma en un AFIS que en un aeropuerto controlado. Por correlación, se puede calibrar el resto de lo que nos quieren vender, incluidos los 115 aeropuertos de tráfico de pasajeros AFIS en Europa. ¿No darían el nombre de alguno de ellos?.

¿Las tasas?. Puedo asegurar que me molesta que me estornuden de cerca,  pero peor me sienta que alguien intente torearme confundiéndome con algún allegado suyo. Me explico: La operación AFIS supone la supresión del controlador de torre. Especialidad de nivel más bajo en el escalafón de Control, y por tanto, el que menos cobra. El controlador de Ruta, y  el de Aproximación  – estos son más caros – verán sobrecargada su actividad, e incrementados sus emolumentos,  por no poder transferir el tráfico a un controlador de torre que ya no existe, pues deberán suplirlo hasta las inmediaciones previas al aterrizaje. Tras el despegue, más de lo mismo. ¿Dónde está el ahorro?.

Ojo también a las primas de los seguros. El incremento que sufrirán en su caso, ¿en quién o quiénes va a repercutir?.  No seamos pardillos.

Es humillante para cualquier ciudadano canario un tratamiento tan discriminador y vejatorio. Y mientras, nuestros representantes políticos, con la boca abierta y cazando moscas.

 

Carlos Castañosa.

Ex comandante de Iberia

 

 

 

{backbutton}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.