La esfera negra de Ucrania

Esfera de UcraniaCorazón de antimateria.

Un obrero que se encontraba trabajando en una cantera de arcilla del oeste de Ucrania se topó de repente con un artefacto un tanto particular: una esfera regular, negra y de naturaleza supuestamente rocosa.

La ‘esfera de Ucrania’ –nombre que recibiría posteriormente-, fue hallada en 1975 a unos 8 metros de profundidad después de que su descubridor la golpeara fuertemente con la herramienta que utilizaba para excavar. Lejos de romperse, la esfera apenas sufrió el impacto del golpe. Únicamente una pequeña lasca negra se separó de la superficie dejando entrever que el interior de aquel objeto estaba compuesto de un material más bien parecido al cristal.

El trabajador no le dio demasiada importancia a aquel hallazgo y le regaló la esfera a su hijo. Hasta que un profesor de la escuela del pequeño no vio aquel extraño objeto, nadie reparó en que podía tratarse de un descubrimiento verdaderamente importante.

Sería el profesor Boris Nikolayevich Naumenko -miembro del Instituto de Física de la Tierra de la Academia Rusa de las Ciencias- el que, años después, iniciaría las investigaciones en torno a la piedra.

La ‘esfera de Ucrania’ fue analizada con detenimiento y también el lugar en el que fue hallada: de forma ovoide y con una densidad inferior a la del cuarzo o a la del cristal, la esfera tiene un peso de algo más de 600 gramos y es de unos 10 millones de años de antigüedad, según revela en análisis del estrato de tierra en el que fue encontrada.

Pero lo más sorprendente de este objeto se encontraba en su núcleo y no se descubrió hasta que se hicieron una serie de pruebas de rayos X.

En estas pruebas se descubrió que el núcleo, tan pequeño como medio huevo, tenía una densidad negativa, por lo que se trataba de un núcleo de ‘antimateria’. Acaso la primera y única muestra de antimateria del mundo.

Poco se sabe actualmente de esta piedra que, dadas sus características, podría ser considerada yn ‘oopart’ –artefacto fuera de lugar-, ya que, a pesar de tener una edad de 10 millones de años, hay quienes opinan que pertenece a una civilización mucho más avanzada y que, de alguna manera, contiene una especial fuente de energía.

Especulaciones al margen de la ciencia que no aportan ninguna información sobre qué sucedió con la piedra y cuáles han sido los resultados de las últimas investigaciones.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.