La “desfachatez” de Sánchez frente a la nueva estructura tarifaria

nueva estructura tarifariaEl Gobierno lanza una campaña fomentando el ahorro eléctrico en un escenario de especulación energética que ahoga a los consumidores

El Gobierno socialista no ha cumplido su promesa de rebajar los precios de la luz. La nueva estructura tarifaria que entraba en vigor este 1 de junio es una nueva fórmula de especulación energética que únicamente favorece a las eléctricas sin ajustarse a la realidad de los consumidores.

Frente a este escenario de medias verdades, ya que es cierto que se reduce el precio de la luz pero mínimamente y en horas en las que la mayoría de los ciudadanos está ya durmiendo, el Ministerio para la Transición Ecológica lanza una campaña que las asociaciones de consumidores ya han tachado de “desfachatez”.

“Ahorrar te será más fácil”, anuncia el Gobierno de Pedro Sánchez mientras los ciudadanos ya han empezado a hacer malabarismos para organizar las horas de planchar o poner la lavadora. Porque si algo deja claro esta campaña no es que la factura de la luz puede ser más reducida sino que la culpa de pagar más la tenemos nosotros.

Nueva estructura tarifaria: cambia de hábitos si quieres pagar menos

La experiencia de la pandemia ha dejado constancia de cómo funciona la gestión del actual Gobierno. Entre proyectos de Ley que solo llevan un título atractivo para ganarse el voto de las minorías que no leen más allá de los grandes titulares nos cuelan alguna reforma de la que ni tan siquiera somos conscientes, allanan el terreno a la subida indiscriminada de impuestos y, frente a las cuestiones impopulares que ya no tienen hueco debajo de la alfombra, delegan.

La responsabilidad de pagar más o menos en la factura de la luz recae directamente sobre ti y tus malos hábitos de consumo. ¿Quieres pagar menos con la nueva estructura tarifaria? ¡Cambia de hábitos!

“Ahorrar te será más fácil” porque tu Gobierno, magnánimo e indulgente, ha permitido que las eléctricas sigan especulando pero te ha dejado abierta una puerta en horario de madrugada para que pagues menos por la electricidad, concretamente por esa que no necesitas usar. Y eso es delegar, pero no trasladando a otros la capacidad de decisión sino la responsabilidad que se deriva de esta. Al final, viene a ser lo mismo que cualquier otra imposición solo que maquillada de socialismo de postura. Pero no lo pongas en cuestión, (¡ultraderechista!) porque, todavía hay quien se ha tragado el cuento de que el ciudadano tiene la última palabra.

 

Vagabundo Pérez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.