La Cueva de las manos

La Cueva de las manosLa belleza y el misterio de las pinturas rupestres.

Al oeste de la provincia de Santa Cruz, en Argentina, en el cañón del Río Pinturas –Departamento Lago Buenos Aires-, se encuentra la Cueva de las manos. Ya desde el siglo XIX se tuvo constancia de la existencia de este enclave cuya principal característica es la presencia de pinturas rupestres que datan del 7.500 a.de C.

En la década de los 60 dieron comienzo los estudios arqueológicos en el lugar, revelando la presencia de varios aleros en los que se distribuían diversas formas de expresión artística que los pueblos sudamericanos llevaron a cabo durante un amplio período de la Prehistoria.

Entre las principales pinturas rupestres, atribuidas fundamentalmente a los indios tehuelches y sus antecesores, se reflejan escenas de la vida cotidiana de los pobladores de la zona –principalmente de caza-, escasas figuras humanas –representadas con formas lineales- y abundantes motivos geométricos cuya simbología resulta difícilmente explicable y que, en opinión de los expertos,  probablemente formara parte de algún tipo de ritual colectivo. En este sentido, destaca la presencia de un habitáculo en la que un centenar de manos impresas con tintas animales y vegetales decoran uno de los muros de piedra, dando nombre a este paraje.

La constante presencia humana y el turismo irresponsable han provocado graves daños -algunos de ellos irreversibles- en la Cueva de las manos, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999.

 

 

El Ilustrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.