La cuesta de enero con más pendiente

Los servicios básicos se encarecen por encima del IPC.

Pocos servicios básicos han mantenido sus precios y algunos de ellos incluso se han encarecido por encima del IPC, a pesar de que los salarios se han congelado o apenas han sufrido modificaciones, los funcionarios han perdido la paga extra de Navidad y las cifras del desempleo en el país siguen siendo alarmantes.

Por todo ello, será una cuesta de enero más complicada que en años anteriores. El recibo de la luz se encarece un 3 por ciento en el primer trimestre del año y se pagarán nuevos costes relacionados con los peajes de acceso, sancionando a los usuarios que consuman un 10 por ciento más de la potencia contratada.

El precio de los transportes ferroviarios aumentará una media del 3 por ciento en cercanías y media distancia y se rebajará -aún no se sabe cuánto- el precio de los servicios de los trenes de larga distancia y de alta velocidad. Sin embargo, los autobuses interurbanos experimentarán un incremento de precios de hasta un 6 por ciento de media para compensar el encarecimiento del combustible. En este sentido hay que destacar que la gasolina es ya un 66 por ciento más cara que a comienzos de 2009 y el gasóleo algo más de un 60 por ciento. El Ejecutivo ha decidido congelar el precio del gas -licuado, natural o derivado del petróleo- y de la bombona de butano, que mantendrá su precio máximo. En el ámbito de los transportes, también se encarecen las tarifas de los peajes.

En otro orden de servicios, Telefónica aumentará el precio de mantenimiento de la línea fija después de cinco años sin modificaciones y se actualizará conforme a la subida del IPC. También los sellos serán un céntimo más caros -37 céntimos de euro por una carta o postal de hasta 20 gramos- y la cajetilla de tabaco subirá 20 céntimos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.