La creación de Cajasiete Rural de Canarias supondría la destrucción de 102 empleos

La unión de las dos cooperativas insulares de crédito acarrearía el cierre de 14 sucursales y el despido de más de un centenar de personas.

 

El solapamiento de sucursales y, por tanto, la duplicidad de puestos de trabajo, son el principal problema derivado de la fusión que se pretende llevar a cabo entre Rural de Canarias y Cajasiete, las dos cooperativas insulares de crédito.

Entre las diferentes opciones que se plantean para la realización de esta fusión y que a día de hoy se siguen negociando, no se contempla el crecimiento en solitario de Rural de Canarias para evitar los despidos. El Consejo Superior de Rural de Canarias tendrá que decidir ahora si se decanta por la oferta de Cajamar -con la que también mantiene negociaciones- o por la fusión de Cajasiete, a pesar de que el clima para llegar a un acuerdo no parece el más adecuado.

En cualquier caso, la creación de Cajasiete Rural de Canarias supondría una reestructuración de las cooperativas que se saldaría con el cierre de hasta 14 sucursales y el despido de más de un centenar de trabajadores.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.